Si los plazos previstos en el plan de recuperación de Ansu Fati se hubieran cumplido, la perla del Barça estaría a poco más de un mes de volver a jugar. El delantero, que sufrió la rotura del menisco de su rodilla izquierda el 7 de noviembre, en el partido contra el Betis, pasó por el quirófano dos días después, en una intervención en la que se optó por la sutura del menisco, la medida más conservadora, dada la juventud del jugador. Tendría que estar más tiempo fuera de los terrenos de juego, pero a cambio se evitaría futuros problemas en su prometedora carrera. 

La rodilla de Ansu Fati no responde según lo esperado

Hasta hace poco, Ansu Fati ha ido cumpliendo más o menos los plazos establecidos, pero en los últimos días han empezado a surgir problemas, tal y como informa hoy Javi Miguel en el diario As. "La cicatriz de la sutura del menisco interno tendría que estar totalmente consolidada y el jugador tendría que empezar a realizar carrera continua y trabajo de campo. Sin embargo, la realidad es bien diferente: la rodilla izquierda le sigue dando quebraderos de cabeza, ya que cuando se aumentan las cargas de trabajo se hincha con demasiada facilidad, teniendo que parar y rebajar la intensidad de los ejercicios".

Ansu Fati escut Barca @fcb

Ansu Fati, enseñando el escudo del Barça tras marcar un gol / FC Barcelona

Y los temores no acaban aquí, ya que según la misma información en estos momentos no se descarta que Ansu Fati tenga que pasar de nuevo por el quirófano. "La situación está siendo tan desesperada que no se ha descartado incluso que el jugador tenga que volver a pasar por el quirófano para comprobar las causas de la falta de respuesta adecuada de la rodilla lesionada [...]. Hay que recordar que Fati se sometió a principios de enero a un tratamiento con factores de crecimiento -plasma centrifugado de la propia sangre y saturado de plaquetas- para facilitar la cicatrización, pero lamentablemente no ha tenido el resultado esperado".

La recuperación de Piqué, por el buen camino

Si la cruz es Ansu Fati, la cara es para Gerard Piqué que dos meses y medio después de sufrir una aparatosa lesión en los ligamentos en el Wanda Metropolitano que hizo temer lo peor, este martes, el día que cumple 34 años, ha vuelto a saltar al césped de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. 

Dada la delicada situación, el central y los médicos acordaron seguir un proceso de recuperación conservador, que apuntaba a los cuatro meses de baja, evitando así una intervención quirúrgica que habría alargado los plazos y complicado todo el proceso.

 

Imagen principal: Ansu Fati, en un partido del Barça de esta temporada / EFE

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat