La reacción a la sentencia también altera los planes de la Liga Profesional. Este miércoles, el organismo español ha planteado al Comité de Competición de la Federación Española que el Clásico Barça-Real Madrid del próximo sábado 26 de octubre se dispute en el Santiago Bernabéu y no en el Camp Nou.

El objetivo de la Liga es evitar que el partido de más rivalidad del fútbol estatal coincida con la manifestación multitudinaria anunciada por distintas entidades catalanas como respuesta a la sentencia del procés que tendrá lugar ese día en Barcelona.

El Comité de Competición de la Federación tendrá que estudiar la petición y consultar a Barça y Madrid si aceptan la propuesta, de manera que parece poco probable que el club blaugrana acceda a jugar en campo contrario. Sin embargo, si la iniciativa sale adelante, el partido de este octubre se disputará en el Bernabéu y el de la segunda vuelta, programado para el 1 de marzo, en el Camp Nou.

El Barça esquiva la huelga

El Barça se está adaptando a las movilizaciones de la ciudadanía de Cataluña como respuesta a la sentencia. Este miércoles, el entidad blaugrana ha anunciado que el viaje hacia Eibar programado para el viernes finalmente tendrá lugar este jueves para evitar la huelga general del día 18. Para preparar el partido de Ipurúa, que se disputará sábado a las 13:00 horas, el Barça entrenará en la ciudad deportiva del Alavés.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat