El próximo martes, 25 de julio, es la fecha límite ordenada por la titular del juzgado número 1 de Huesca para que la Generalitat informe del plan de traslado de las 44 obras procedentes del monasterio de Sijena que hace décadas que se conservan en el Museu de Lleida Diocesà i Comarcal. El día 31 acaba el plazo para trasladarlas a su lugar de origen. La Generalitat, sin embargo, no parece dispuesta a cumplir ninguno del plazos. Insiste en que forman parte de una colección, en que están protegidas por la ley catalana de patrimonio y en que la sentencia todavía no es firme, ya que hay varios recursos interpuestos al respecto.

Presiones

Aragón hace un año que reclama públicamente y judicialmente la intervención policial en el Museu de Lleida para confiscar las 44 piezas que allí permanecen. El primero a pedir que la jueza enviara a la policía judicial a buscar las obras en litigio fue el Ayuntamiento de Vilanova de Sijena (Huesca), a través de su abogado, Jorge Español. Lo hizo por escrito al juzgado el 18 de julio de 2016, después de que la Generalitat dejara claro que haría todo el posible para impedir que las obras salieran de Catalunya el 25 de julio de 2016, primera fecha límite marcada por el juzgado de primera instancia número 1 oscense para el traslado de las 97 piezas ubicadas en el MNAC y en el Museu de Lleida.

Beligerancia del gobierno aragonés

Después fue el gobierno aragonés, el 21 de julio de 2016, el que pidió al juzgado oscense que hiciera lo que hiciera falta para que las 97 obras en litigio llegaran el 25 de julio. Solicitaba "el auxilio de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, o cualquier otra medida necesaria para garantizar la ejecución de la sentencia". Los servicios jurídicos del ejecutivo enviaron una carta al juzgado de Huesca después de que la Generalitat no hubiera dicho cómo procedería al traslado de las piezas, aunque la jueza había ordenado que el plan de transporte se comunicara antes del 20 de julio.

Implicación de la sociedad civil

Durante este último año, la sociedad civil también se ha organizado. Por una parte, la leridana, constituida en una plataforma de entidades culturales, ha organizado varios actos para pedir a los políticos que sigan firmes en mantener la unidad de la colección. Por la otra, desde Aragón, con la Plataforma Sijena Sí, que organizó una manifestación en tierras aragonesas e hizo una visita por sorpresa este mes de julio al Museu de Lleida, con pancarta incluida. También ha visitado el Museu de Lleida una comisión de diputados aragoneses, que han solicitado comparecer en el Parlament de Catalunya para denunciar el incumplimiento judicial en el conflicto por el arte.

Un año de retraso

El 25 de julio de 2016 fue la primera fecha límite marcada por la titular del juzgado de primera instancia número 1 oscense para que Catalunya trasladara las 97 obras de arte de Sijena en litigio a Aragón. El 25 de julio de 2016 llegó y la Generalitat anunció que trasladaría al día siguiente las obras ubicadas en el MNAC, 53 de las 97. Las otras 44, expuestas en el Museu de Lleida, alegó que no se podían trasladar porque formaban parte de una colección unitaria que no se podía separar y que estaban protegidas por la ley de patrimonio catalán. El 26 de julio llegaron las obras del MNAC a Sijena y el gobierno aragonés reconoció que estaban "parcialmente satisfechos" pero que que faltaban 44. La petición de intervención de la policía judicial volvió a aparecer, en esta ocasión en boca de la consejera de Educación y Cultura del gobierno de Aragón, Mayte Pérez, quien recordaba que "la devolución no ha sido completada y ahora se tendrán que tomar las medidas oportunas". En este sentido recordaba que su gobierno ya había solicitado todo tipo de medidas coercitivas y recalcaba como una de ellas "el envío de la policía judicial para requisar las 44 piezas de Sijena depositadas en el Museu Diocesà de Lleida".

Del MNAC a Sijena

El 27 de enero de 2017 se inauguraba en el monasterio de Sijena, con la presencia de los máximos representantes políticos aragoneses, la exposición de las obras de arte procedentes del MNAC. Desde Catalunya se mostraba preocupación por las carencias en la conservación de las obras y en las condiciones de exhibición del espacio.

Las pinturas del MNAC

Un litigio diferente, pero en lo referente al mismo monasterio, es el que enfrenta a Aragón y Catalunya por las pinturas murales de Sijena exhibidas en el MNAC. La justicia también dictó sentencia el 5 de julio de 2016 y ordenó su retorno. Desde el Gobierno se recurrió la decisión alegando el riesgo que supondría este traslado y ha presentado varios informes de expertos que así lo acreditan.

Nuevo conseller

Cuando Santi Vila accedió al Departament de Cultura, en enero de 2016, aceptó entregar algunas de las piezas de Sijena en litigio al gobierno de Aragón en señal de buena voluntad (una medida que fue muy criticada por el Ayuntamiento de Lleida). Vila quería alcanzar un acuerdo con el gobierno de Aragón para devolver todos los objetos de Sijena y, mantener las pinturas murales en el MNAC, pero su propuesta no llegó a obtener suficiente consenso en el Govern. La propuesta se tuvo que retirar y el conflicto se agravó por momentos. Hace unos días Santi Vila abandonó el Departament y fue sustituido por Lluís Puig i Gordi. Pero no se espera que el nuevo conseller modifique la política en relación a los bienes de Sijena.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat