Barcelona, 26 de mayo de 1403. Hace 618 años. El conde-rey Martín I firmaba una misiva oficial dirigida a Abu Said Utman, sultán del reino de Fez, solicitándole que autorizara el retorno del mercenario catalán Bernat Espígol. El caso de Espígol no era un hecho aislado. Entre 1309 y 1410 —durante los reinados de los últimos Bellónidas (Jaime II, Alfonso III, Pedro III, Juan I y Martín I)— centenares de catalanes emprendieron el camino hacia el Magreb en busca de fortuna. Mercenarios, comerciantes y aventureros que escribieron una página inédita en la historia europea. En un contexto histórico de conflicto permanente (el mal llamado choque de civilizaciones) los catalanes que fueron al territorio del actual Marruecos a buscar fortuna serían los primeros europeos modernos que crearían relaciones sólidas entre la Europa cristiana y el Magreb islámico.

Fragmento del Atlas Catalán de Abrahán Crezcas (1375). Catalunya, País Valencià y las islas Baleares. Fuente Bibliothèque Nationale de France

Fragmento del 'Atlas Catalán' de Abraham Cresques (1375). Catalunya, País Valencià y las islas Balears / Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

¿Cómo se inició aquella relación?

A principios de la centuria de 1300, las cocas catalanas (los barcos mercantes de la época) ya habían creado una ruta estable que —pasando por Barcelona y València— conectaba los puertos del Mediterráneo oriental (Constantinopla, Alejandría, Acre) con los del Atlántico norte (Amberes, Londres) y del Báltico (Kiel). Pero el estrecho de Gibraltar era un avispero de piratería musulmana que impedía el desarrollo de aquellas prometedoras rutas. Ni Castilla ni Portugal, empujadas territorialmente sobre aquella zona de conflicto, habían conseguido mitigar el fenómeno. Y en aquel contexto, la cancillería de Barcelona emprendió una atrevida política que, enseguida, daría sus frutos: el año 1309, el conde-rey Jaime II y el sultán benimerín Abu Rabi'a firmaban un tratado de cooperación militar y económica que abriría el camino a aquellos pioneros catalanes.

Las relaciones comerciales

Aquel tratado abrió una vía comercial muy provechosa para las dos partes. A partir del hecho, las cocas catalanas estibarían y desestibarían sin problemas en los puertos del reino de Fez. Exportación de trapos catalanes y azúcar valenciano e importación de trigo y frutos secos magrebíes, y oro y esclavos procedentes del África subsahariana. Los puertos benimerines de Martil (junto a Tetuán), Sabta (la actual Ceuta), Tánger y Larache se llenaron de almacenes catalanes; y se convirtieron, también, en una escala obligada de la ruta comercial catalana entre Constantinopla y Londres, vía Palermo, Barcelona y Amberes. A partir del hecho, también, las naves mercantes benimerinas visitarían con frecuencia los puertos catalanes, y sus armadores se convertirían en personajes habituales del paisaje comercial de Barcelona y de València.

Alegoría del viaje exploratorio de Jaume Ferrer (1346) en el Atlas Catalán de Abrahán Crezcas (1375). Fuente Bibliothèque Nationale de France

Alegoría del viaje exploratorio de Jaume Ferrer (1346) en el 'Atlas Catalán' de Abraham Cresques (1375) / Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

Los viajes exploratorios

Mallorca había sido un dominio independiente, fruto de la división de la herencia de Jaime I. Pero las fuentes revelan que durante aquella efímera independencia (1326-1343) los comerciantes mallorquines —a diferencia de su rey— se preocuparon por conservar y reforzar la relación con los mercaderes catalanes y valencianos. Con la complicidad de sus colegas catalanes y valencianos, y con la bandera cuatribarrada en los palos mayores de sus naves, transitarían sin problemas por el estrecho de Gibraltar. Y en 1346, reincorporada Mallorca en el casal de Barcelona, el navegante mallorquín Jaume Ferrer (en busca de polvo de oro) sería el primer europeo moderno que tocaría y cartografiaría las costas de Río de Oro (el actual territorio del Sáhara Occidental). Incluso, se estima que, en aquellos viajes exploratorios, llegó hasta las costas del actual Senegal.

Mercaderes y aventureros

Pasadas las primeras décadas (1309-1349), los catalanes ya no se conformaban en comprar y estibar esclavos en los puertos "amigos" del sultanato de Fez. Los mercaderes catalanes ambicionaban llegar —por el suelo o por mar— al valle del río Mali (en el África subsahariana), punto de partida de las grandes caravanas de esclavos. Después del descalabro de la Peste Negra (1348-1351), observamos una curiosa y sorprendente presencia de mercaderes (se podría decir que aventureros) catalanes y valencianos instalados en las entrañas del edificio político y económico benimerín. En aquella tarea de penetración comercial los judíos barceloneses tuvieron un papel destacado. Pusieron todos sus contactos con las comunidades mosaicas locales al servicio de aquella empresa, que se habrían iniciado con las gestiones del judío magrebí —y tratante de esclavos— Salomón ben Ammar o ben Xammar.

Fragmento del Atlas Catalán de Abrahán Crezcas (1375). El reino marínida de Hendido. Fuente Bibliothèque Nationale de France

Fragmento del 'Atlas Catalán' de Abraham Cresques (1375). El reino benimerín de Fez / Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

La cuña catalana

Pero a diferencia de otras empresas mediterráneas catalanas (Mallorca, Sicilia, Malta, Cerdeña), la penetración comercial no estuvo precedida de una operación militar de conquista. El Tratado de Fez (1309) garantizaría precisamente lo contrario: el apoyo militar catalanoaragonés al reino benimerín de Fez, en conflicto permanente con Castilla y Portugal, que habían previsto devorarlo. Al principio de la centuria de 1300, castellanoleoneses y portugueses ya habían alcanzado las costas del sur peninsular, y proyectaban una segunda expansión hacia el continente africano. El Tratado de Fez (1309) —entre catalanes y marroquíes— no tan sólo impediría a castellanos y portugueses a dar una solución propia —y a medida de sus intereses— al problema de la piratería musulmana en el estrecho de Gibraltar, sino que, también, enturbiaría el proyecto africano de Toledo y de Lisboa.

Las milicias cristianas

Ahora bien, las convenciones políticas de la época exigían un mínimo de decoro. Y eso quería decir que no estaba bien visto que un estado europeo y cristiano prestara, abiertamente, ayuda militar a un dominio africano y musulmán; y más cuando estaba en conflicto con otros reinos de la cruz. Por este motivo, la colaboración militar que pactaron Jaime II y Abu Rabi'a fue en forma de mercenarios. Durante décadas, centenares de caballeros catalanes y valencianos y sus huestes (empresarios de la guerra con sus respectivos grupos) defendieron las plazas benimerinas de Gibraltar, Ceuta o Tánger de la ambición expansionista de las cancillerías toledana y lisboeta. Las fuentes detallan nombres como el mencionado Espígol, Gonçal Díez, Simó Safont, Mateu Peris, Pere Baldó o Pere Eiximenis —entre muchos— que se establecieron en el Magreb con sus respectivas familias.

Fragmento del Atlas Catalán de Abrahán Crezcas (1375). El Mediterráneo central (la isla de Sicilia). Fuente Bibliothèque Nationale de France

Fragmento del 'Atlas Catalán' de Abraham Cresques (1375). El Mediterráneo central (la isla de Sicilia) / Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

¿Qué quedó de todo aquello?

La presencia catalana en el Magreb desaparece a partir del momento en que los Trastámara ponen las nalgas en el trono de Barcelona (1412). Cuando menos, oficialmente. Porque algunas fuentes apuntan claramente a que aquella relación —sobre todo, la mercantil— continuaría en un plano más discreto. Las marinas militares y mercantes catalanas de las centurias del 1400 y del 1500 conservaron el liderazgo mediterráneo y europeo que habían ganado durante el siglo XIV. Con la novedad de que, durante el siglo XV, catalanes, genoveses y portugueses (los líderes navales de la época) trasladarían su rivalidad al Atlántico. Y en aquel contexto, aparecería la figura de Sayyida Mandri (1485-1545), la dama de la piratería musulmana del estrecho de Gibraltar, una firme aliada de los catalanes, que —reveladoramente— practicaría el corso, exclusivamente, contra las naves rivales del comercio catalán (genoveses y portugueses).

Fragmento del Atlas Catalán de Abrahán Crezcas (1375). Las costas del Atlántico norte y del extremo occidental del Baltic. Fuente Bibliothèque Nationale de France

Fragmento del 'Atlas Catalán' de Abraham Cresques (1375). Las costas del Atlántico norte y del extremo occidental del Báltico / Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

¿Qué más quedó de todo aquello?

Pasados trescientos años largos de la conquista comercial catalana del Magreb, el dibujo geoestratégico del mundo había variado sustancialmente. A principios del siglo XVII, la monarquía hispánica se revelaba como una figura de fallas en plena combustión. Y en aquel paisaje de degradación política y moral, Felipe III decretó la expulsión de los moriscos hispánicos (1609-1611). La mayoría de los ocho mil moriscos catalanes fueron bautizados y dispersados. Pero curiosa y reveladoramente, las miles de personas que no pudieron evitar la tragedia de la expulsión se dirigirían a Martil, el puerto que —tres siglos antes— había sido la puerta de entrada de los catalanes que iban a Marruecos a buscar fortuna, y que había sido, también la patria de Sayyida Mandri, la pirata "catalana" del estrecho de Gibraltar.

 

Imagen principal: Alegoría del comercio de oro y de esclavos con el África subsahariana en el 'Atlas Catalán' de Abraham Cresques (1375) / Fuente: Biblioteca Nacional de Francia

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat