El Institut d'Estudis Catalanes y la Universitat Pompeu Fabra (UPF) han convocado, este jueves y viernes, unas jornadas sobre el "Impacto de la mundialización sobre las lenguas: el caso del catalán". Las jornadas fueron inauguradas por la directora general de Política Lingüística, Esther Franquesa, el rector de la UPF, Jaume Casals, el presidente del Institut d'Estudis Catalans, Joandomènec Ros, y la directora de la Càtedra Pompeu Fabra de la UPF (la organizadora del acontecimiento), M. Teresa Cabré. Han participado en las jornadas el catedrático de Economía Guillem López Casasnovas, la librera y colaboradora de La Llança Marina Porras, el periodista Vicent Partal, la escritora y decana de la Institució de les Lletres Catalanes Margarita Aritzeta y el catedrático emérito de Teoría de la Comunicación Josep Gifreu.

Globalización catalán Teresa Cabrés Joandomènec Ros Esther Franquesa IEC

Foto: Twitter @iec.

Redibujando un nuevo panorama

Teresa Cabré ha querido resaltar que la mundialización ha afectado negativamente a la equidad entre las lenguas: ha consolidado una supremacía de las más mayoritarias sobre las más pequeñas. Y eso, evidentemente, también ha afectado al catalán, una lengua minorizada, que a pesar de ser media por su número de hablantes, no tiene un estado detrás, lo que comporta ciertas fragilidades. En las ponencias se ha querido evidenciar como está cambiando el panorama lingüístico. Por ejemplo, se ha puesto de manifiesto que la tradicional dicotomía catalán / castellano se hace cada vez más compleja con la presencia de más lenguas. Marina Porras ha querido destacar que las nuevas generaciones se relacionan con las lenguas de una forma menos militante y menos tensa que los más adultos y que eso permite un plurilingüismo más activo. Y Vicent Partal, a pesar de todo, ha querido dar una nota de optimismo y ha resaltado que la presencia del catalán en las nuevas tecnologías es mucho más notable de lo que se podía esperar de la demografía. Aunque hay puntos débiles, la lengua catalana ha demostrado su fuerza en este ámbito. Y ha añadido que la globalización puede afectar a las lenguas menos fuertes, pero también las dota de algunos instrumentos, como los traductores automáticos, que pueden reforzarlas.

Margarida Aritzeta IEC Twitter Catedra Pompeu Fabra

Margarida Aritzeta. Foto: Twitter @CatedraPF.

Debatir para actuar

Cabré apunta que la globalización hace al catalán especialmente vulnerable. Defiende que es necesario organizar este tipo de diálogos con el fin de planificar políticas culturales y lingüísticas, que deben mirar hacia el futuro. Apunta que con estas reflexiones se pueden detectar sectores de actuación prioritarios donde concentrar los recursos para actuar "adecuada y suficientemente", ya que reconoce que hay que priorizar adecuadamente los recursos porque no hay capacidad para llegar a todos los ámbitos.

¿Más catalán o mejor catalán?

Algunos asistentes han mostrado preocupación por la corrección lingüística. Han apuntado que en los últimos tiempos hay poco cuidado por el catalán, incluso en los registros formales, como pasa en muchos medios de comunicación. Margarida Aritzeta considera que no hay problema en que la gente use el catalán que sabe y como lo sabe en las redes sociales, pero en cambio apunta que tendría que haber más cuidado en asegurar una cierta calidad de la lengua en los medios. Vicent Partal ha coincidido con ella en reivindicar una mayor atención a la corrección lingüística, pero advierte que eso también afecta incluso al inglés. Teresa Cabré ha apuntado que las políticas lingüísticas han puesto el énfasis en la extensión de la lengua, pero a menudo han olvidado la calidad de la lengua. El público también se ha mostrado preocupado por la falta de contenidos de cultura de masas en catalán. Josep Gifreu ha denunciado que ha habido una avalancha constante y permanente de canales infantiles en castellano, y eso ha provocado una caída del Súper 3, la única oferta en catalán. Y ha pedido una política de promoción de las producciones de calidad y de los doblajes. Y todos se han mostrado de acuerdo en que si no se destinan recursos a la producción de recursos comunicativos en catalán, los usuarios acabarán consumiendo productos en otras lenguas. La economía, como en tantas cosas, tendría la clave del desarrollo.

La sumisión

Los ponentes, a pesar de todo, han apuntado que hace falta que los catalanohablantes huyan del "marco mental de sumisión" que se les ha impuesto de forma secular. Cabré se ha mostrado segura de que "el catalán está presente en todos los ámbitos y en todos ellos tiene capacidad de incrementar su presencia". En el mismo sentido, Gifreu ha afirmado que "hemos vivido sometidos a la imposición de España desde hace tantos años que no hemos salido adelante", y pone como ejemplo el canon digital, que ayudaba a financiar las producciones audiovisuales catalanas, anulado por el Tribunal Constitucional. Partal se ha mostrado de acuerdo en todo eso, y ha asegurado que lo peor es que "la losa" de la sumisión pesa mucho sobre los políticos catalanes.

Y a pesar de todo...

La sesión de conclusiones de las jornadas de la Cátedra Pompeu Fabra han contado con muchos asistentes. Entre ellos numerosos profesores, correctores y profesionales de la lengua. Pero no muchos estudiantes. El público, mayoritariamente, era mayor. Quizás un síntoma más de las debilidades que esperan en la lengua catalana en un mundo globalizado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat