Domingo agridulce para Josep Pedrerol. Todavía con cara de siesta, el presentador iba a votar orgulloso por las elecciones. No cuesta saber qué depositó dentro de los sobres teniendo en cuenta algunas de las cosas que ha dicho en antena o que ha tuiteado en las redes sociales. Seguro que ni ERC, ni JuntsxCat ni la CUP. Todo lo contrario. Pedrerol se fue a dormir con una reflexión de madrugada, visto el resultado electoral: "Reflexión de madrugada: Que los políticos piensen a partir de hoy en lo que nos une y no en lo que nos separa". Y esta mañana de lunes, el misterwonderfulismo que pregonaba cuando se puso el pijama ha dejado paso a una ira contenida hacia lo que estaba pasando en la Jonquera con Tsunami Democrático:

El día, sin embargo, no había hecho más que empezar. Y la amargura del periodista todavía no había llegado a su punto álgido. Hasta que tocaban las doce y Albert Rivera huía con el rabo entre las piernas después de haber sembrado años de rabia hacia el independentismo pregonando la unidad de España. Una España que le ha girado la espalda en las urnas provocando su dimisión. El líder naranja deja muchos huérfanos por el camino: Girauta, Toni Cantó, el perrito Lucas y a un Pedrerol desolado:

Menos mal, debe haber pensado Pedrerol, que el Manchester City de Pep Guardiola perdió su partido contra el Liverpool de Jurgen Klopp. Hubiera sido demasiado que alguien a quien menosprecia sistemáticamente, especialmente por posicionarse pidiendo justicia para los presos políticos, encima hubiera ganado y se hubiera acercado a su rival en la Premier. El técnico de Santpedor se quejó ostensiblemente de dos penaltis no pitados en Anfield que el VAR no consideró revisar.

Guardiola cabreado Manchester City EFE

Efe

En su informativo de los mediodías en Jugones de La Sexta, y utilizando un tono de sabelotodo, Pedrerol va soltando adjetivos relacionados con el entrenador citizen: "El elegante, el ejemplar, el humilde, el que no se queja de los árbitros, hasta que pierde. Cuando pierde, es como todos".

Cuando se pone como ejemplo de dignidad a alguien como Rivera y se hace mofa de la humildad de alguien como Guardiola, queda todo dicho.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat