Le estaban esperando con ilusión. La ilusión del que se cobra la venganza. A la actriz Anabel Alonso, muy activa en las redes defendiendo a las mujeres, el feminismo y contra la ultraderecha, le cayeron palos a mansalva después de volver a Masterchef y protagonizar un gag en el que morreaba desmesuradamente al chef y jurado del programa Jordi Cruz. El programa le había invitado junto con otros exconcursantes vips para ayudar a los aspirantes de esta edición, cebando el reencuentro entre los dos personajes en un tono divertido y exagerado. "Anabel regresa para conquistar a Jordi". Intentarlo, lo intentó. A las bravas, de hecho. Eso sí, se notaba a kilómetros que todo formaba parte del show televisivo.

Muchos espectadores consideraron indignante la escena, al considerar que Alonso estaba violentando al catalán, e inundaron las redes de la de Barakaldo con todo tipo de reproches, insultos y referencias a Juan y Medio, el presentador andaluz que cortó la falda de una compañera de programa a Canal Sur: "Si fuera al revés ardería España", "a Jordi le hubieran enviado al calabozo" o "hipócrita progre y hembrista" fueron sólo algunas de las bonitas palabras que le dedicaron desde la trinchera de los ofendidos, encabezada por Joan Planas, un "cineasta, fotógrafo y youtuber inteligente" catalán (así se define en Twitter).

Anabel Alonso Jordi Cruz golpeo Masterchef 2 RTVE

RTVE.es

Ni siquiera un tuit muy elocuente de la actriz catalana Itziar Castro, que dejaba bien claro que todo formaba parte del guion y de un espectáculo, disminuyó la intensidad de la "revuelta". Eso sí, Anabel no es de las que callan ante las provocaciones, y se peleó de lo lindo contra el ejército de haters que surgió desde las profundidades de la red: "Tontos", "tontolaba", "cobarde".

Anabel Alonso Jordi Cruz golpeo Masterchef 4 RTVE

RTVE.es

La guerra contra Alonso continúa abierta en de par en par, especialmente por la entrada de trolls de extrema derecha, empeñados al combatir el feminismo al precio que haga falta. Incluso, cuando el precio es el ridículo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat