Si no fuera por el dineral que nos cuestan a todos, podríamos decir que el Borbón Tour que se están marcando Felipe y Letizia por las Españas es como una sit com. Una buddy road movie donde el poli bueno y el poli malo van haciendo camino por diferentes rincones del país mientras se hacen fotos grotescas, mientras dejan aflorar los rasgos que les caracterizan. Felipe haciendo de Felipe y Letizia haciendo de Letizia.

reyes en jaca2

Felipe y Letizia, en Jaca (@CasaReal)

La reina diciéndole a su marido cómo se tiene que poner en la barra de un bar comiendo jamón, interrumpiéndole sin ningún rubor o, como ha pasado en Huesca, pasando olímpicamente del personal. Antes de que aterricen en Catalunya la próxima semana, donde algún actor de renombre ya les ha dicho que no son bienvenidos, los monarcas han llegado este miércoles a Aragón. Ella, marcando pecho y haciendo enloquecer a la prensa. Él, hortera. Los dos han visitado Jaca o el monasterio de San Juan de la Peña. Algún vecino de la zona, como explica Vanitatis, le ha querido regalar una rosa, pero lo que ha quedado claro es que las espinas ya las pone ella con su carácter altivo.

reyes en jaca

Los reyes, en Jaca (@CasaReal)

reyes en monastir muesca|mella

Los reyes, en el monasterio de San Juan de la Peña (@CasaReal)

Sea por soberbia, mala educación o por despiste, el caso es que no es la primera vez que la reina comete un gesto donde falta el respeto a las autoridades. Sólo hay que recordar qué pasó en la Biblioteca Nacional, donde hizo esperar a las autoridades allí plantadas. Allí, como mínimo, las saludó...

Pero este miércoles, ni eso. Las autoridades de la zona que querían saludarla protocolariamente, todavía están esperando. Después de que los Borbones dieran una vuelta por los pasillos y rincones del histórico monasterio, a punto de acabar la visita, un grupo de personas esperaba en fila. Letizia pasa la primera, les da los "Buenos días" y huye rápido de allí. Pero no eran unos turistas cualquiera que estuvieran haciendo un tour. Eran las autoridades de diferentes organismos, que se los tenían que presentar. Papelón absoluto y Felipe dejándola en evidencia quedándose, él sí, a saludar y charlar con ellos:

Sólo llevan 7 comunidades autónomas. Todavía quedan 10. Vayan a por provisiones de palomitas que no vamos ni por la mitad del camino.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat