Iñaki Urdangarín, el 'voluntario', sigue tocando todas las teclas a su alcance para aligerar la pesadísima carga de su condena por corrupción. El cuñado del rey no hace ni dos semanas que disfruta del privilegio de abandonar la prisión de mujeres de Brieva dos veces a la semana para ayudar en un centro de discapacitados de Pozuelo de Alarcón, medida autorizada por un juez a pesar de no haber completado ni una cuarta parte de la sentencia. La resolución al recurso interpuesto por la Fiscalía todavía no se ha conocido, y Urdangarín sigue acudiendo al Hogar Don Orione cada martes y jueves durante 8 horas, donde se convierte en un hombre libre. Casi libre. Pero quiere más. Y alguien se tiene que sacrificar por la causa.

Iñaki Urdangarin bolsa|bolso Hogar Don Orione GTres

Iñaki Urdangarin bolso Hogar Don Orione GTres

El exduque de Palma (y sus abogados) vigilan con un ojo a la Fiscalía y con el otro están atentos al calendario. Y es que de aquí a dos meses Iñaki podría salir a la calle para disfrutar de sus primeros permisos penitenciarios 'ordinarios', precisamente cuando haya pasado una cuarta parte (ahora sí) de los 5 años y 10 meses que le impusieron por el caso Nóos. Para obtener esta medida, eso sí, necesita cumplir con un requisito que hasta ahora no se daba: El arraigo familiar. El escándalo que le llevó a la cárcel favoreció la estampida familiar al extranjero. Suiza, Estados Unidos, Nantes, Inglaterra... Los hijos de la Infanta Cristina (y ella misma) están diseminados por diferentes países, pero en España, nadie. Sólo el padre, y por obligación. Se tenía que mover ficha, alguien que 'pagara el pato'. Y el afortunado ganador ha sido el primogénito de veinte años, Juan Valentín, a quien han instalado en una lujosa urbanización de la capital donde residirá mientras estudia en una no menos exclusiva universidad. Eso sí, según informan en 'El Mundo', la mudanza ha sido de mala gana: Él era feliz en Essex, lejos de la prensa y en un entorno controlado y elitista.

Juan Urdangarín reina Sofía GTres

Juan Valentín Urdangarín reina Sofía GTres

juan valentin urdangarin palma GTRES

Juan Valentín Urdangarín Palma GTRES

Ahora, Juan hará de boya familiar p para que "Instituciones Penitenciarias podría negar el permiso si el preso no tiene un familiar de primer grado al que visitar". Ahora puede demostrarlo y hacer encuentros en la casa de El Viso que le han procurado desde casa Real, especialmente gracias al "ala protectora de toda la familia Borbón, en especial de su abuela Doña Sofía y de la Infanta Elena". Un sector de la familia real, exceptuando a los tótems Felipe, Letizia y Juan Carlos (que no le quieren ni en pintura) no abandonarán a Iñaki, ni que sea a costa de los deseos de sus hijos. Podría aplicarse aquella frase malintencionada de "vive de tus padres (o de tus suegros) hasta que puedas vivir de tus hijos".

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat