Cuando el 13 de noviembre de 2015 hubo los atentados en la sala Bataclan de París, en las salas de prensa de los Mossos y Protección Civil de Catalunya se dieron cuenta que alguna cosa tenía que cambiar.

La cuenta de Twitter @EmergenciesCat dio información de servicio a los afectados catalanes que había en París y se plantearon qué pasaría en Catalunya si hubiera un atentado similar.

"París lo cambia todo", dice Marc Homedes, el jefe de comunicación de Protección Civil. Desde su entrada en esta oficina de comunicación y la irrupción con fuerza de las redes sociales, Homedes planifica una estrategia informativa en las redes para situaciones de emergencia que ha acabado siendo un protocolo de actuación donde hay integrados los Mossos, por una parte, y Protección Civil, Justicia, Salud e infraestructuras por otra.

Él y la jefa de comunicación de los Mossos, Patrícia Plaja, hace dos años que planifican cómo comunicar un atentado terrorista, dando toda la información de los hechos y el apoyo a los afectados desde las redes sociales porque es la manera que la información llegue a todo el mundo.

Con ellos, una nueva manera de comunicar llegó a Interior avalada i liderada por la jefa de comunicación del departamento Esther Sastre.

Plaja asume la responsabilidad de jefe de comunicación de los Mossos hace dos años, pero ya se ocupaba de toda el área de investigación criminal y viene del mundo de los sucesos. Había estado en la Ser explicando lo que ahora explican los periodistas que la llaman para contrastar las informaciones.

Homedes también había estado en el otro lado, pero hace más de diez años que está en el departamento y había estado también al frente de la oficina de comunicación de los Mossos.

Su trabajo en la calle, en medios de comunicación, hace que entiendan qué necesitan los periodistas que les llaman cada día a cualquier hora.

"Todo lo que no informes ocupará rumores en las redes", dice Homedes, para explicar una de las premisas bajo las cuales se ha estado trabajando y donde ha hecho falta mucha pedagogía sobre todo para que los mandos policiales confiaran en esta nueva manera de comunicar.

"El colapso en las lineas telefónicas de prensa está garantizado", dice Homedes delante de un caso así. Y por eso Twitter salta todos los obstáculos.

Después de París y Bruselas, Plaja y Homedes fueron adaptando todo lo que creían que podía servir en Catalunya y se había utilizado en aquellos atentados.

El año 2012 con los incendios del Empordà ya se tuiteó en varios idiomas, porque buena parte de los afectados eran turistas extranjeros. "Tuvimos la idea clara que se tenía que informar en varios idiomas", dice Homedes.

Twitter y el atentado

Estos días, Patrícia Plaja ha estado dirigiendo Twitter, tuiteando ella misma el operativo policial. Mensajes cortos, concretos y claros, con la hora en la que se sucedían los hechos, que después el resto de integrantes de la oficina del portavoz de los Mossos se encargaban de traducir al castellano y el inglés.

La rapidez en los mensajes es la otra novedad de esta nueva manera de hacer. Por primera vez el equipo de comunicación formaba parte del dispositivo, estando en contacto con los jefes de los dispositivos policiales y, "con juicio" y criterio tuiteando la información de interés. Plaja explica que "han sido una unidad más de los Mossos dentro del dispositivo, como lo son los Tedax".

"Haber compartido espacio con los Mossos es básico", dice Homedes.

Dos patas igual de importantes

El protocolo de comunicación diseñado para casos de atentados tiene dos patas. Una es la capitalizada por los Mossos y toda la información de los hechos, el dispositivo y la investigación. La otra es la información de servicio que se gestiona desde Protección Civil y que incluye los departamentos de Justicia, que es a quien informa de las identificaciones de las víctimas; Salud, que lleva el control de los heridos, y todas las infraestructuras básicas como Renfe, Adif y Ferrocarriles de la Generalitat.

Todos forman parte del gabinete de crisis, también los jefes de prensa, que están en el CECOR trabajando codo con codo para agilizar las comunicaciones y la coordinación.

Con los medios de siempre

A la complejidad de la emergencia hay que sumar la de los efectivos. La oficina de comunicación de los Mossos cuenta con tres periodistas y 25 agentes distribuidos por todo el territorio que hacen turnos desde las 7 h hasta las 22 h. En Protección Civil hay cuatro personas de prensa.

No ha habido ningún refuerzo desde que Twitter es una herramienta informativa más de los departamentos. Los profesionales de comunicación han tenido que atender a los medios por teléfono, hacer notas de prensa, confirmar informaciones con comisarios, editar y difundir las imágenes de vídeo y ahora también gestionar Twitter y Facebook.

Los Mossos, además, tienen un canal de Telegram con periodistas acreditados en la información de sucesos que también se gestiona desde prensa y que estos días ha sido clave en la confirmación de informaciones y para desmentir las intoxicaciones que han ido llegado a lo largo de cinco días.

Triplicando seguidores

El Twitter de los Mossos ha triplicado el número de seguidores desde el día antes del atentado hasta hoy.

El 16 de agosto tenía 120.327 seguidores y hoy tiene 322.166. Al día siguiente de los atentados la cuenta creció el doble, pasando de los 120.327 a los 252.447.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat