En plena operación salida de vacaciones de verano, los vigilantes de seguridad del aeropuerto, que hacen todo el control de acceso de los pasajeros, amenazan en dejar el Prat sin servicios mínimos. La huelga está prevista que empiece el viernes 4 de agosto y, por lo que hay preparado, no tiene nada que ver con el caos que se está originando estos días. Esta semana los trabajadores de la empresa Eulen están haciendo huelga de celo. Están aplicando todos los protocolos al 100% y eso está provocando colas de hasta dos horas y que algunos pasajeros se queden en el suelo porque no llegan a subir al avión por los estrictos controles de seguridad.

El caos se puede multiplicar a partir del 4 de agosto, cuando está previsto el inicio de una huelga que ocupa 4 horas del día, en diferentes franjas horarias, y que no prevé ningún servicio mínimo. La idea es paralizar y colapsar el aeropuerto.

La única cosa que puede parar el caos que viene la próxima semana es la negociación con Aena, que es la responsable del funcionamiento del aeropuerto del Prat. El objetivo es que Aena se siente en la mesa de negociaciones, y a la reunión de este lunes, no se ha presentado. Los trabajadores no pueden negociar con su empresa porque no les puede garantizar una mejora en la prestación de los servicios y los horarios laborales.

Sin servicios mínimos

El Nacional ha tenido acceso a la propuesta de los horarios de la huelga y no constan servicios mínimos.

Las paradas se harán a partir del viernes 4 de agosto, los viernes, domingos y lunes, de 5.30h6.30h, de 10.30h11.30h, de 16.30h17.30h y de 18.30h19.30h.

Huelga en el aeropuerto del Prat
Viernes, domingos y lunes
de 5.30h a 6.30h
de 10.30h a 11.30h
de 16.30h a 17.30h
de 18.30h a 19.30h

El comité de huelga justifica que los servicios mínimos sean del 0% porque "no es una huelga de todos los días de la semana, sólo de 3 días, 4 horas por día, separadas en cuatro horarios diferentes". Según la propuesta de huelga, "el total del porcentaje de huelga que se hace en una semana es del 7,14%, por lo que se trabaja casi el 93% de las jornadas".

Objetivo: las colas

La consigna que corre estos días entre los grupos de trabajadores y que lanzan los líderes de la propuesta de huelga es: "Si no hay colas, está todo perdido. Si hay colas, está todo ganado".

"Sólo lo conseguiremos haciendo colas. A los pasajeros, a Aena y a la prensa sólo les importan las colas", es el mensaje que se repite en las últimas horas después de ver el seguimiento que ha habido de la huelga de celo en los medios de comunicación.

Estos días los vigilantes de seguridad privada de la empresa Eulen trabajan siguiendo toda la normativa y muchos pasajeros ya han perdido vuelos, porque el rato que necesitan para revisar cada uno de los pasajeros está colapsando los controles.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat