Poble Lliure, uno de los principales partidos que forman la candidatura de la CUP, quiere que la formación anticapitalista forme parte del nuevo Govern de la Generalitat. Así lo ha pedido a través de un comunicado difundido este jueves horas después de que la militancia de los antisistema haya avalado investir al candidato de ERC, Pere Aragonès.

La formación ha anunciado que trabajará para que el nuevo Govern aplique "un plan de choque contra la crisis y que impulse estructuras básicas como la renta básica, la energética pública o la remunicipalización de servicios básicos". "La mejor manera de asegurar el despliegue de estas medidas es la presencia de la CUP-Guanyem dentro del Govern", han apuntado alegando que es la mejor manera de mejorar este acuerdo, que consideran "insuficiente".

La formación señala tres objetivos sobre los que tendría que ir encaminada la legislatura. El primero es la creación de unas "estructuras de institucionalidad republicana independientes de la legalidad española con el fin de concretar y avanzar en la ruptura democrática con el Estado español". El segundo es acabar con la represión y "luchar por la amnistía de los presos políticos y el retorno de los exiliados. El tercero es "la construcción nacional de los Países Catalanes".

Por todo eso, Poble Lliure ve del todo imprescindible el diálogo "en clave estrategica" entre todas las "fuerzas republicanas". "Sólo desde esta unidad podremos emprender las tareas necesarias para alcanzar la independencia", concluyen.

Las diferencias entre formaciones

La formación que representa Guillem Fuster en el Consell per la República ya valoró bastante positivamente el acuerdo de los anticapitalistas con los republicanos. Sin embargo, rechazaron dar dos años de margen a la mesa de diálogo. Considerablemente diferente es la posición de otros grupos cupaires como Endavant, Arran o Lucha Internacionalista. Los tres rechazaron frontalmente el acuerdo, mostrando todavía menos predisposición para entrar en el Govern.

Así pues, parece que la participación de la CUP en el Govern será el nuevo tema de debate que tendrán que afrontar los anticapitalistas. De hecho, la diputada Eulàlia Reguant ya ha alertado que será el siguiente tema que tratarán las bases. Se prevé que las posiciones sean todavía más diferenciadas que respecto del acuerdo de investidura, ya que mientras Poble Lliure y Guanyem se muestran predispuestos, parece difícil que Endavant o Arran lo avalen.

 

Imagen principal: El portavoz de Poble Lliure, Guillem Fuster / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat