"Es evidente que hay cuestiones políticas no compartimos, pero sí que estamos en sintonía con otras de carácter técnico". Con estas palabras ha resumido el conseller d'Economia, Oriol Junqueras, la reunión que ha mantenido esta tarde en Madrid con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El encuentro ha durado dos horas y media. Ahora bien, parece que ha estado de cariz puramente expositivo por parte de Junqueras, y que ambos seguirán hablando más adelante sobre las demandas del conseller al Estado. Para el vicepresident habría sido una conversación "provechosa", asegurando que Montoro no ha sido "inflexible", pese a que el primero ha comparecido en la sede de la Generalitat en Madrid, y no en el Ministerio.

En primer lugar, el objetivo del titular de Economía catalán era pedir la posibilidad de renegociar la deuda bancaria de la Generalitat, unos 1.600 millones de euros, para pasarla a lo largo plazo, en vez de a corto. Este hecho le permitiría ser absorbida por el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Esta reivindicación, que tiene orígenes en octubre, no es de entrada descartada por el Estado. "Nadie nos lo ha desmentido y veremos cuáles son las sintonías al respecto, nadie nos ha negado esta constatación", ha dicho Junqueras. Parece que éste habría sido el principal punto de acuerdo, aunque no hay nada asegurado, todavía.

En segundo término, el motivo del encuentro era conseguir que los préstamos que recibe la Generalitat por parte del Estado pasaran del tipo 0'83% al 0%. Precisamente, con más argumentos por parte del gobierno catalán, después de que el presidente del Banco Central Europeo (BC), Mario Draghi, anunciara que su institución dará préstamos a los Estados de la Unión Europea a este interés. Según Junqueras, la cuestión "sigue abierta". "Nos hemos limitado a recordar lo que ha hecho el BCE", ha dicho, que "no es un elemento único, pero sí importante por colocar deuda en los mercados", ha añadido el vicepresident. 

Finalmente, el titular de las finanzas españolas había dicho durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que antes del sábado la Generalitat recibiría los 350 millones de euros que le corresponden de la liquidación del sistema de financiación autonómica de 2014. El gobierno catalán los habría recibido ayer por la noche, como Junqueras ha confirmado. Es decir, que no son los 1.400 que debe el Estado en Catalunya, ni tampoco los 700 que había insistido el líder de ERC, con el cual quería financiar la paga extra estival de los funcionarios. El vicepresident desea que "no se demoren" los 1.050 que están por llegar .

"Nadie irá a la quiebra"

Según Junqueras, existe "un compromiso conjunto" y una "responsabilidad" de "mantener el crecimiento económico" de las diversas comunidades. Más, en el caso de Catalunya, donde las finanzas catalanas han crecido un 3'4% "y está en récord histórico de turismo, recaudación extranjera e inversión extranjera". Ahora bien, la situación de la Generalitat es "extremadamente complicada", como Junqueras ha reconocido. Más, después de que la agencia de rating Standard & Poor's, haya rebajado la calificación de la deuda catalana.

El hecho no beneficia ni en las balanzas del Estado, ni a las del gobierno catalán, a causa de la erosión del prestigio internacional que eso supone ante los inversores y las agencias de crédito. Pero por su parte, Montoro asegura que "ninguna administración harà quiebra" y que "no se dejará caer a nadie", en relación con los problemas de liquidez que sufre la Generalitat y que hoy parece que no han avanzado en términos prácticos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat