Con Josep Borrell fuera del ministerio de Exteriores y en plena nueva etapa de las relaciones entre la Generalitat y el Estado, el gobierno catalán ha aprobado este miércoles reactivar la apertura de las delegaciones en Argentina, México y Túnez. Tres órganos que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya suspendió de manera cautelar a instancias del ministerio que capitaneaba Borrell. El ejecutivo confía en que esta vez no habrá impugnaciones por parte de Moncloa.

Así lo ha expresado la portavoz y consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, durante la rueda de prensa posterior al consejo ejecutivo. El Govern de la Generalitat ha rehecho los decretos reguladores de estas tres delegaciones que en su día tumbó la justicia y ha actualizado sus funciones. De esta manera, las oficinas y sus delegados, que fueron nombrados hace ya tres meses, podrán volver al trabajo.

El objetivo del Govern, según ha explicado Budó, es "seguir proyectando Catalunya en el mundo", "como hacen otras comunidades autónomas". Poco a poco, el ejecutivo rehace su estructura después de que la aplicación del 155 ahora hace dos años arrasara, entre otros, todo lo que tenía que ver con el despliegue en el exterior. Ya en septiembre hizo lo mismo con las delegaciones del Reino Unido, Irlanda, Alemania, Italia, Suiza, Francia y los Estados Unidos.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat