El sumario de la operación Judas, al cual ha tenido acceso ElNacional.cat, incluye los vídeos de las declaraciones de los siete detenidos que acabaron en prisión y que continúan en Soto del Real.

De todas ellas, hay dos más controvertidas. La de Jordi Ros y la de Ferran Jolis, quien explica que se pretendía entrar en el Parlament y que Quim Torra estaba al corriente del plan. "Venía de Presidència, de Torra y no sé de qué movimiento. Y querían quedarse dentro del Parlament y tener las comunicaciones aseguradas", dice a preguntas del fiscal en la mitad de la declaración, cuando ya hace 29 minutos que declara. Y remata: "Es que no sé decir que no", aunque dice que sólo se implicó en la instalación de las antenas que venían encargadas por el "CNI catalán y el president Torra", pero se desmarca del asalto al Parlament: "Yo no acepté participar en eso. La única cosa que hice es un croquis por si se podía gestionar el tema de la comunicación, pero no llegué a hacer nada".

El president Torra en aquel momento quería sacar adelante la independencia

En su declaración Ferran Jolis explica que Xavi Buigas le dijo que el president Torra estaba de acuerdo con la ocupación del Parlament y que los dejarían entrar. Y por eso la llamaban "pacífica". "La idea era quedarse dentro para que después el president hubiera activado la independencia, pero nunca llegó a suceder", explica. Ferran Jolis sólo tenía que garantizar las comunicaciones por si les cortaban el teléfono e internet durante los cinco días mínimo que se preveía que durara la ocupación.

Según Jolis, todo eso lo tenían que pagar los del CNI. "No se preocupe, que dinero hay", explica que le dijeron. Durante la declaración relata cómo se tenía que hacer el asalto al Parlament. De hecho, justifica su implicación en las comunicaciones porque cobraría.

Jolis se ratifica en la declaración que hace primero a la Guardia Civil y después le dice al juez que quiere mantener a su abogada de oficio, a pesar de que esta alerta que le han pedido la venia para que lleve el caso un abogado de la confianza de la familia y no hace ni una pregunta durante el interrogatorio. Ferran Jolis se dispone en todo momento a colaborar con la justicia y empieza su declaración explicando sus habilidades informáticas y de ciberseguridad.

También enumera una por una a las personas que colaboraban con él y que formaban parte de lo que denominaron Equipo de Respuesta Táctica. El ERT utilizaba toda la terminología oficial en casos de emergencia como "CECOR", "Charli" y "Zulú". Ferran Jolis explica que actuaba de sanitario en las manifestaciones.

Los políticos desaparecían y iban a la suya, y tampoco hacían nada

Ferran Jolis explica que los grupos y las comisiones son asamblearias y que algunos promovían acciones, como Robert de Santa Perpètua y los CDR de Sabadell.

De Jordi Ros sólo explica que no lo querían en los equipos porque era agitador y, dice, "buscábamos vías pacíficas". "Era bastante exaltado", remata ante la insistencia del fiscal.

Los cacahuetes

Jolis preparó móviles con tarjetas para preservar la seguridad de los miembros del grupo. Y en este punto el fiscal pregunta por qué se querían ocultar. Y aquí Ferran Jolis dice que "en un principio no tenían que hacer nada malo".

Entre la terminología que utilizaban, "los cacahuetes" eran las tarjetas para los teléfonos móviles de prepago. Y aquí es donde aparece por primera vez la hermana de Carles Puigdemont. Según Jolis, "buscaba una línea de comunicación privada".

Durante toda la declaración, Ferran Jolis puntualiza diferentes veces que ante su situación económica "vio una oportunidad de ingresar dinero en casa" e incluso llega a decir que él no le debía nada a Puigdemont, que incluso le había recortado medio sueldo cuando trabajaba de técnico de telecomunicaciones al servicio de ambulancias.

Jolis admite que se creó un equipo para el 30 de enero del 2018, con motivo del Consejo de Ministros en Barcelona, pero que después se desmarcó del grupo. También admite que en una conversación dice que si lo pillan, le pueden imputar terrorismo y pertenencia a banda armada. Ante el juez y a preguntas de fiscal, sin embargo, le quita importancia y dice que no entiende por qué le dijo eso a su pareja.

El arrepentimiento

Ferran Jolis dice hacia el final de su declaración que se arrepiente, que no sabe exactamente por qué utilizaban "los cacahuetes".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat