El Comité de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo ha aprobado levantar la inmunidad de los eurodiputados Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, tal como ha reclamado el Supremo y han apoyado PSOE, PP y Cs. Y no obstante, la votación de esta tarde, con 15 votos a favor del suplicatorio, 8 en contra y dos abstenciones, ha puesto en evidencia algunos datos inquietantes para estos partidos.

De entrada, que los 15 votos que se han contabilizado en el Comité de Asuntos Jurídicos a favor del suplicatorio, no se corresponden con los 16 eurodiputados con que cuentan los grupos popular (PPE), socialista (S&D) y liberal (Renew), a los cuales pertenecen PP, PSOE o Cs.

De los 25 miembros de la comisión 5 son españoles: los populares Esteban González Pons y Javier Zarzalejos, los socialistas Ibán García y Marcos Ros, y un eurodiputado de Cs, que además ostenta la presidencia, Adrián Vázquez.

No cuadra

Al acabar la reunión, desde el PP se ha asegurado que los 7 eurodiputados del Partido Popular Europeo han votado a favor de levantar la inmunidad; desde Ciudadanos se ha argumentado que también el grupo liberal, con cinco representantes, estaba a favor de levantar la inmunidad, mientras que el PSOE solo ha respondido por sus dos eurodiputados presentes en la comisión y no por los cinco socialistas que forman parte de ella.

Los cálculos todavía se complican más si se tiene en cuenta que el ponente del suplicatorio que ha defendido levantar la inmunidad, el búlgaro Angel Dzhambazki, no es miembro de ninguno de estos grupos, sino del grupo de Conservadores y Reformistas, en el cual está integrado Vox, que tiene dos representantes en el Comité. Finalmente en la comisión hay tres miembros del grupo euroescéptico Identidad y Democracia, que no han hecho público su voto.

Politizado

Quien ha dejado claro que ha votado en contra de levantar la inmunidad es la eurodiputada de la Izquierda Unitaria Europea Manon Aubry, que ha asegurado que su grupo votará también no cuando el suplicatorio llegue al pleno, previsiblemente la semana del 8 de marzo. "Tiene una dimensión política", ha argumentado Aubry.

Por lo que respecta a los dos eurodiputados del grupo de los Verdes/ALE, se ha pronunciado Sergey Lagodinsky, que ha manifestado a través de Twitter que la satisfacción que demuestra Vox en las redes por la aprobación del suplicatorio demuestra que ha acertado no votando a favor. "El procesamiento está politizado y desproporcionado", asegura.

Finalmente, el único miembro no adscrito de la comisión, el croata Mislav Kolakusic, no ha explicado cual ha sido el sentido de su voto.

Nunca con un apoyo del 60%

Las incertidumbres sobre los apoyos que ha conseguido el suplicatorio se ven todavía más alimentadas por el hecho que, según los datos de que dispone Junts, nunca el Comité de Asuntos Jurídicos había aprobado -o tumbado- un suplicatorio sólo con un 60% de los votos.

De los 57 suplicatorios documentados por Junts desde el 2014, más de la mitad, una treintena, se aprobaron con el 100% de los votos. Del resto, sólo dos se han quedado por debajo del 70% de los votos. Ninguno se había situado en el 60%, como ha sido en este caso. Y ninguno había tenido una participación tan numerosa. No ha faltado ninguno de los 25 miembros del comité de Asuntos Jurídicos, lo cual indica el interés por el tema.

Presiones e intoxicaciones

Al acabar la votación, el presidente del Comité de Asuntos Jurídicos, Adrián Vázquez, ha argumentado que es difícil conseguir unanimidad en estos casos y que lo importante es la mayoría que ha reflejado. Vázquez ha denunciado "presiones e intoxicaciones" y "filtraciones que han querido desestabilizar todo el procedimiento" y se ha mostrado muy "orgulloso" porque "el procedimiento no ha sido un circo" y se ha hecho con toda la transparencia y las reglas del Parlamento Europeo.

Lo que también demuestra los precedentes de las votaciones de la comisión de Asuntos Jurídicos es que el resultado que se ha aprobado ha acabado siempre ratificado por el pleno. En ningún caso de los 57 documentados se ha rechazado en el hemiciclo lo que se había aprobado en el pleno.

A pesar del levantamiento de la inmunidad que permitirá activar el procedimiento de la euroorden, Puigdemont, Comín y Ponsatí mantienen su acta como diputados. Los eurodiputados de Junts ya han hecho saber la voluntad de recurrir una aceptación del suplicatorio en Luxemburgo. Además, la justicia belga se ha pronunciado en contra de aceptar la euroorden después de que el Tribunal de Apelación de Bruselas rechazó la extradición de Lluís Puig argumentando que el Tribunal Supremo no es competente para juzgarlo.

 

En la imagen principal, Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí en el Parlamento Europeo / ACN

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat