Los políticos exiliados han participado por primera vez en un acto en Bruselas en apoyo de los líderes independentistas presos y de los que están privados de libertad. Con varios representantes europeos han debatido sobre la salud de la democracia europea, la necesidad de llegar a acuerdos, la lucha compartida y el "anacronismo de las instituciones españolas".

El acontecimiento, que se ha tratado de una comida amarillo a la capital belga organizada por la ANC Bruselas y la Asociació Catalana pels Drets Civils, ha contado con la presencia del presidente Carles Puigdemont así como la de los consellers Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret. También ha participado Adrià Carrasco, CDR de Cuevas de Llobergat acusado de terrorismo, Laura Masvidal, par de Joaquim Forn y eurodiputados y colectivos flemencos que han posicionado a favor del derecho a decidir.

A la comida, en la cual se requería inscripción previa, ha empezado con un vermú a las doce y media del mediodía. "Cada comida amarilla, cada encuentro, es vitamina", ha dicho al presidente Puigdemont, que ha añadido "sobre todo para los presos".

Después de comer, ha tomado la palabra Laura Masvidal, pareja de Joaquim Forn, que ha destacado que el juicio en el procés y el exilio pone en evidencia "el anacronismo de las instituciones españolas". "Nuestra lucha viene de todas las luchas anteriores", ha dicho haciendo un llamamiento a la unidad "para construir a una Europa de todos".

Acto seguido ha sido el turno de Adrià Carrasco, que ha explicado su historia a compañeros internacionales que han asistido a la comida. El 10 de abril hará un año que el joven activista huyó de la Guardia Civil cuando lo iba a buscar a su casa para detenerlo, acusado de terrorismo, por haber levantado las vallas de un peaje durante las protestas de la pasada Semana Santa.

Precisamente, hoy en Esplugues se ha celebrado una jornada para reivindicar las libertades, y desde Bruselas se ha hecho una videoconferencia en directo donde ha intervenido Adrià.

También ha hecho un parlamento el eurodiputado Mark Demesmaeker, de Nueva Alianza Flamenca, que ha abierto la reflexión a qué futuro queremos para Europa, "la de los grandes estados o la de los derechos fundamentales y a democracia".

Entidades flamencas de Overijse y de Henrik Paternoster se han solidarizado con la situación de los políticos catalanes y han hecho una donación a la caja de resistencia.

Estas organizaciones, han expresado que "Catalunya es símbolo y escenario del combate entre democracia y autoritarismo en la Unión Europea".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat