Salah Abdeslam, el terrorista más buscado por los atentados yihadistas de París, ha sido detenido en una operación policial este viernes por la tarde en el barrio de Molenbeek, en Bruselas. Varios testigos aseguran que se han escuchado tiros y el lanzamiento de varias granadas, que habrían provocado que Abdeslam quedara herido en una pierna. En el marco de la operación, se habrían detenido también dos hombres más. 

Sobre las nueve y media de la noche, sin embargo, la operación todavía no ha acabado. Según ha confirmado el primer ministro belga, Charles Michel, todavía habría dos hombres atrincherados y armados en la vivienda donde han sido detenidos los otros tres. 

La investigación policial que ha acabado con la detención de Abdeslam, empezó hace tres meses, y ha sido coordinada por las fuerzas de seguridad de Bélgica y de Francia. El martes pasado los cuerpos policiales ya hicieron una operación en el barrio de Forest, también a la capital belga. En aquella operación, murió otra persona relacionada con los atentados de París, pero Abdeslam consiguió escaparse al último momento. Esta mañana la fiscalía del país ha confirmado que las huellas encontradas en el piso eran de Abdeslam.

Esta tarde la operación policial ha sido trasladada a Molenbeek, barrio que ya había sido objetivo de varias operaciones policiales desde los atentados. Según la cadena pública belga, la policía habría confirmado que tenían vigilada la vivienda donde se encontraba el terrorista, en la calle Rue de Quatre-Vents, desde hacía dos días. Otros medios, sin embargo, aseguran que las fuerzas de seguridad habrían recibido un aviso. 

Abdeslam, de 26 años y nacido en Bruselas, fue quien alquiló el coche utilizado por una de las células terroristas que atacaron la sala de conciertos Bataclan, donde murieron 89 de las 130 personas muertas en París aquel 13 de noviembre.

Es la primera vez que se captura vivo un criminal yihadista en Europa. Este punto es especialmente importante porque podría aportar a las fuerzas de seguridad información muy valiosa de la estructura de Estado Islámico en Europa.

Holland quiere la extradición

El primer ministro belga, Charles Michel, y el presidente francés, François Hollande, se han visto obligados a abandonar la cumbre europea que se estaba llevando a cabo a sólo seis kilómetros del barrio de Molenbeek. Los dos se han trasladado a la sede del gobierno belga, donde más tarde han hecho una rueda de prensa para explicar algunos detalles de la operación. 

En el marco de estas explicaciones, Hollande ha pedido la extradición de Abdeslam y ha dicho que tiene total confianza en que las autoridades belgas estarán de acuerdo. "Sé que las autoridades belgas responderán rápidamente y favorablemente a nuestra demanda de extradición", ha asegurado Hollande. El presidente francés ha asegurado que "es muy importante que los arrestados esta tarde nos permitan conocer toda la verdad y tener justicia". 

Los dos jefes del ejecutivo también han querido felicitar las fuerzas de seguridad por haber conseguido detener el cerebro de los atentados de París, que tuvieron lugar ahora hace cuatro meses.

Mapa de la zona

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat