La primera dama saliente de los Estados Unidos, Melania Trump, ha emitido este lunes su primer comunicado en reacción al asalto al Capitolio a manos de los simpatizantes de su marido y presidente del país, Donald Trump, para responder a las críticas que se han hecho contra ella desde entonces y lamentar las muertes que dejó el suceso. Ahora bien, lo que no menciona en ningún momento Melania es qué opina de la actitud de su marido en relación con los hechos, es más, ni siquiera lo menciona, el comunicado es, simplemente, una defensa de su persona y sus actos.

"Mi corazón está con la veterana de la Fuerza Aérea Ashli Babbit, Benjamin Philips, Kevin Greeson, Rosanne Boyland y los policías del Capitolio Brian Sicknick y Howard Liebengood. Rezo para que sus familias se reconforten y para darles fuerza en este momento difícil", indica el comunicado, que menciona primero a los fallecidos que formaban parte de la turba que asaltó la sede del legislativo americano, entre ellos la fallecida por un disparo de las fuerzas de seguridad.

La primera dama ha incluido en la lista de víctimas a Howard Liebengood, uno de los policías del Capitolio que participó en la custodia del Capitolio y quien, según medios locales, murió el pasado sábado en un aparente suicidio, sin que esté claro si su muerte está directamente relacionada con el asalto. 

Melania Trump se muestra, en su comunicado, "decepcionada" por lo ocurrido en el Capitolio y ha criticado los "chismes salaces y ataques personales injustificados" contra ella. "Este momento es solo para sanar a nuestro país y sus ciudadanos. No debe usarse para ambiciones personales", señala.

Pese a que no aclara esos ataques personales en la nota de prensa, el canal CNN ha asegurado que durante el asalto violento al Capitolio, el mismo día que ambas cámaras del Legislativo se reunían para certificar el resultado electoral que daba como ganador al demócrata Joe Biden, Melania estaba realizando una sesión de fotos.

Según fuentes consultadas por la misma CNN, Melania no interrumpió la sesión, pese a que varios funcionarios le pidieron que intercediera para que Donald Trump pidiera el fin de la violencia y del ataque al Capitolio, algo que el presidente no hizo hasta horas después, después de haber incitado a sus simpatizantes a marchar hacia la sede del Legislativo y justificar luego el asalto, poco después de que se produjera. "No se llamen a error, condeno absolutamente la violencia ocurrida en el Capitolio. La violencia nunca es aceptable", asegura el comunicado de la primera dama.

La nula autocrítica y Melania

La autocrítica no va con Melania Trump. En su comunicado, la primera dama no hace tal examen ni por su rol en el asalto ni por el de su marido, el presidente, al incitar a la multitud a marchar contra el Capitolio. Melania Trump atribuye la violencia a la "pasión y el entusiasmo" durante las elecciones y ha pedido que "esa pasión no se traduzca en violencia".

Cabe apuntar que tanto la jefa de gabinete de la primera dama, Stephanie Grisham, como su jefa de prensa, Anna Cristina Niceta, dimitieron el mismo miércoles tras el asalto al Capitolio.

El comunicado acaba asegurando que "ha sido el honor de mi vida servir como vuestra primera dama. Quiero agradecer a los millones de estadounidenses que han apoyado a mi marido y a mí durante los últimos cuatro años y mostrado el increíble impacto del espíritu estadounidense", añadió Melania Trump, que abandonará la casa Blanca la semana que viene como muy tarde, ya que muchos demócratas se están planteando echar antes de tiempo a Donald Trump de la presidencia con la aplicación de la enmienda 25 de la Constitución americana.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat