Las detenciones de la policía española, sin ninguna orden judicial, de cargos institucionales y activistas independentistas, así como de un fotoperiodista, que se han producido durante todo este miércoles en las comarcas de Girona, suponen una de las noticias de mayor gravedad de los últimos tiempos. Por su arbitrariedad, su injusticia y la desmesura de la intervención policial son necesarias explicaciones urgentes por parte del Ministerio del Interior y de su titular, Fernando Grande-Marlaska, y una respuesta clara y contundente por parte del gobierno catalán. Lo que ha sucedido este miércoles, sin justificación posible alguna, sobrepasa tantas líneas que cualquier cosa que no sea el repudio tajante y diáfano acabará siendo una normalización de la represión.

Poco importa si se ha querido asustar al mundo independentista con las detenciones. O si ha sido un aviso para navegantes ante el inminente juicio a los presos políticos catalanes por parte del Tribunal Supremo y tomando como excusa la actuación de los detenidos en los cortes de las vías del AVE con motivo del aniversario del referéndum del 1 de octubre. No habrá asustado a ninguno, ciertamente, ante el hedor que desprendía toda la operación policial.

Dos alcaldes de la CUP, de Verges y Celrà, detenidos. El primero, Ignasi Sabater, cuando salía de su domicilio por la mañana, por policías de paisano con el rostro prácticamente oculto por un gorro y un buff. El susto que se llevó fue importante hasta que se identificaron. También al abandonar su domicilio por la mañana fue detenido por agentes de paisano Dani Cornellà, el alcalde de Celrà.¿No podían haber sido citados a comisaría a prestar declaración? ¿Era necesario un numerito como este? Entre la docena larga de detenidos estaba también un sobrino del president Quim Torra, quién sabe si por su vinculación familiar, y para amplificar la persecución. La advertencia al abogado Benet Salellas que no podrá entrar en una comisaría si no habla en castellano fue la guinda de la esperpéntica jornada.

Todos salieron en libertad a las pocas horas pero eso a estas alturas no es lo más importante. La detención del fotoperiodista de El Nacional Carles Palacio también fue absolutamente anómala y se produjo cuando salía de comer. Un grupo de agentes se lo llevaron en un coche camuflado de la policía. El propio Palacio ha explicado que en las fotos que le mostró la policía del pasado 1 de octubre como prueba de cargo aparecía acreditado con el brazalete de prensa correspondiente y trabajando. ¿Qué tipo de detención es esta? No hemos visto acudir a la policía, por ejemplo, a la sede del BBVA a detener a su presidente de honor, Francisco González, por todas las tropelías que está revelando el excomisario Villarejo y que son métodos absolutamente mafiosos con unas 15.000 grabaciones a gobiernos para desestabilizar el poder político, o a empresarios y periodistas. ¿España es eso? ¿Infundir miedo al discrepante, protección al poderoso?

Cantaba en 1968 Maria del Mar Bonet una canción que llevaba por título Què volen aquesta gent? compuesta con la letra de un poema de Lluís Serrahima y como denuncia de la represión política franquista. Cincuenta años después eso no debería estar pasando y el NO-DO en blanco y negro no tendría que ser la estampa de una España que utiliza la represión para acabar con el disidente. Como si fuera tan fácil silenciar a los millones de catalanes que quieren un referéndum acordado y no renunciarán a la independencia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat