La comparecencia del comisario Ferran López, mano derecha del major Josep Lluís Trapero y la persona designada por el Estado español para dirigir el cuerpo de los Mossos d'Esquadra durante la aplicación del artículo 155, era una de las más esperadas en el Tribunal Supremo y no ha defraudado. El juicio del procés se ha ido llevando por delante muchas mentiras y muchas medias verdades. Desde unas acusaciones de inexistente rebelión en las que los altercados que se produjeron aquellas semanas han sido elevados en grado superlativo para justificar la tropelía que supone la interminable prisión provisional de los miembros del Govern, la presidenta del Parlament y los líderes de Òmnium y de la ANC, hasta una supuesta malversación que no se ha podido probar por más que el Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estado han sido persistentes en los interrogatorios de las ocho semanas de juicio que llevamos.

Con Ferran López declarando en la sala del Supremo han caído algunas de las declaraciones del coronel Diego Pérez de los Cobos, como aquella en la que aseguraba que desconocía el operativo de los Mossos el 1 de octubre (los famosos binomios); otra relacionada con  la coordinación o no de la policía catalana con la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía y, finalmente, la comunicación permanente entre los cuerpos de seguridad que se interrumpió bruscamente el día del referéndum. La declaración en su día de Pérez de los Cobos fue clave como coordinador del Estado enviado a Catalunya para ensamblar los tres cuerpos de seguridad. El comisario López, en una declaración medida y templada, fue desmontando lo explicado por el coronel de la Guardia Civil. Estaba informado de todo, si no hubo mayor coordinación fue por culpa de De los Cobos y la comunicación en el 1-O fue nula ya que no le devolvió las llamadas ni ninguna instrucción desde primera hora de la mañana.

Hizo muy bien el abogado Xavier Melero en pedir una careo al tribunal entre De los Cobos y López aun sabiendo que Marchena no se lo iba a conceder. El juez Marchena tiene un cronograma inalterable y una perspectiva del juicio que acaba beneficiando a unos y perjudicando a otros. El careo, igual que el visionado de vídeos para desmontar las mentiras que se suceden a diario en la sala, forma parte de aquello que no autoriza con el peregrino argumento que "todo esto se hará más tarde". Lo que sucede es que en el mundo de la comunicación on line y de la inmediatez postergar un careo al final del juicio es dar una enorme ventaja mediática a quien no quiere hacerlo. Es ahora cuando está caliente el tema y cuando debería establecerse la verdad y esa solo puede salir de un careo entre ambos.

Pedirlo no solo es un legítimo derecho de defensa sino que acaba siendo imprescindible para esclarecer la verdad. Porque de eso se trata, ¿no?

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat