Neymar ha sido el gran nombre en el mundo del deporte las últimas horas. El brasileño acusó al experico Álvaro González de racista durante el clásico francés que enfrentó al PSG contra el Olympique de Marsella (0-1) y el exblaugrana acabó expulsado porque agredió al central. Después la guerra siguió en las redes sociales, pero lo que está claro es que Neymar se ha equivocado.

Nuevo incidente racista en el fútbol

Este domingo se produjo el retorno del '10' al terreno de juego después de haber superado el coronavirus y después de convertirse en una de las piezas más importantes del equipo. Gracias a su talento, el PSG se clasificó por primera vez en la final de la Champions League, que acabó perdiendo contra el Bayern de Munich, pero este hito sirvió al brasileño para darse cuenta de que quiere seguir en la capital francesa.

Neymar Di Maria arbitre expulsado PSG Marsella EFE

El árbitro expulsa a Neymar después de agredir a González / EFE

Neymar, ahora sí, cree en el proyecto del PSG y parece que no quiere volver al Barça. Un Barça que se está recomponiendo y que se ha quedado con Leo Messi porque el argentino no se ha podido marchar. Ronald Koeman tiene que idear un proyecto ganador, pero no lo tendrá nada fácil.

El gran día de Neymar

En cualquier caso, este domingo era un gran día para Neymar. Volvía a jugar a fútbol y lo hacía con un cambio personal radical. Después de más de una década con Nike, el brasileño ha decidido cambiar a Puma y el extremo ya luce el felino característico de la marca alemana.

Millones de ojos lo estaban viendo en el partido contra el Marsella y es por eso que tendría que haber tenido otro tipo de actitud. Se tiene que condenar siempre cualquier ataque racista y parece impensable como se siguen repitiendo estas escenas en el mundo del fútbol, pero eso no justifica la violencia. Nunca será así.

Neymar Alvaro racismo PSG Marsella EFE

Momentos de tensión entre Neymar y Álvaro durante el partido / EFE

Los racistas se dejan en evidencia ellos solos y se tiene que denunciar siempre que se sufra cualquier ataque. Pero Neymar no se supo controlar y acabó agrediendo a González. "De lo único que me arrepiento es de no haberle dado en la cara a este imbécil", escribió el brasileño en las redes sociales después del incidente.

Neymar es el ejemplo de millones de niños y niñas por todo el mundo y esta no puede ser la imagen que reciben del que muchos consideran su ídolo. Muchos de estos jóvenes imitan lo que hacen los jugadores, sea en el terreno de juego o lejos de él, y se copian de los diferentes peinados, ropa y acciones. Decir que le darías a la cara a un compañero de profesión no es el mejor espejo en el cual reflejarse.

Las palabras de Álvaro fueron "mono hijo de puta", según la versión de Neymar, que reclama que el VAR muestre estas imágenes. Por su parte, el central del Marsella se protege y asegura que no ha dicho ningún insulto racista. El brasileño ha recibido muchos mensajes de apoyo por este ataque, pero también ha sido muy criticado por las formas y por la agresión.

Neymar es uno de los mejores jugadores del mundo, pero con actitudes como estas no da el mejor ejemplo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat