El próximo y único objetivo que tiene a estas alturas el Barça es el partido de Champions League contra el Nápoles. El próximo sábado día 8 de agosto el Camp Nou —si la UEFA no dice lo contrario— vivirá la vuelta de los octavos de final en la antesala de una fase final a ocho marcada por el coronavirus y que se disputará íntegramente en Lisboa.

El Barça sigue preparando el partido después que esta semana haya vuelto a los entrenamientos y que este viernes disfrutaran de un día de fiesta. Este sábado ha habido nuevos tests PCR por parte de la UEFA, y con dos grandes novedades.

Clément Lenglet podrá jugar el partido contra el Nápoles porque el jueves ya hizo toda la sesión con el grupo, pero todavía hay dudas con Antoine Griezmann y Ousmane Dembélé. El primero tiene muchas opciones de recuperarse a tiempo y el segundo lo tiene muy complicado para reaparecer contra el Nápoles.

Sin embargo, los dos ya han formado parte del entrenamiento con el grupo este sábado y en ningún caso están descartados para el partido de Champions de la próxima semana. En esta sesión del sábado también han participado Iñaki Peña, Mingueza, Reis, Jandro, Monchu, Konrad, Riqui Puig y Ansu Fati.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat