El Born CCM presenta, desde hace algunos días, a Joan Brossa. Poeta de la revuelta, una exposición que recuerda al Brossa más comprometido, el luchador catalanista y antifranquista, y también el que desafiaba continuamente al poder con un lenguaje innovador y provocativo. Es una exposición de pequeño formato con mucha poesía (no podía ser de otra forma), pero sin ni un pelo de elitismo; está pensada para un público muy amplio. Esta obra, enmarcada en el Año Brossa, ha sido comisariada por Judith Barnés y Manuel Guerrero Brullet y se podrá ver hasta el 2 de febrero. El acceso es libre.

Expo Joan Brossa. Poeta de la revuelta El Born 1037527783

Un radical

El Joan Brossa que deja ver la exposición a través de sus obras es un hombre firmemente comprometido con los valores de la catalanidad y de la democracia. Pero, además, nos encontramos con un hombre terriblemente crítico, que cuestiona permanentemente todas las formas de poder: la religión, el ejército, el capital, la moral... Celebra los momentos de insurrección, como la huelga de los tranvías, y rinde homenaje a los que defienden la libertad: a Puig Antich, pero también a un anónimo hombre que reparte hojas clandestinas... Pero Brossa va más allá de la denuncia victimista. Usa el humor y una tremenda capacidad de sátira para desmontar el franquismo y toda opresión. Y lo hace, también, enfrentándose a las formas del lenguaje totalitario. Para él no había contradicción entre su visión como poeta y su vocación de activista. Brossa llegó a escribir que "Si no podía escribir, en los momentos de euforia / sería guerrillero, en los de pasividad prestidigitador. / Ser poeta incluye las dos cosas".

7. El invitadoJoan Brossa, El invitado, 1986-1990. Colección Museo de Arte Moderno de Ceret. Foto: Autor desconocido.

Contundencia

Si Joan Brossa estuviera vivo, quizás hoy tendría problemas para publicar sus poemas, cuando con diferentes pretextos (como los delitos de odio o la apología del terrorismo) parece ser que vuelve la censura. El día de la muerte de Franco, en la cama, escribía el poema Final! en qué deseaba que el dictador hubiera acabado sus días torturado y "colgado de un árbol al fondo de algún camino": "te pegaba otra muerte con violencia", recuerda, y acaba con un brindis provocativo "¡Alcemos la copa!". Antes, el día del atentado contra Carrero Blanco, había escrito el poema "Alabanza":

"En España ha sido creada este invierno / una obra maestra del arte conceptual: / hacer volar el coche del jefe del gobierno / con él dentro ...................................................."

Joan Brossa Mierda

Joan Brossa, Mierda, 1969 (1986). Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. Fondo Joan Brossa. Depósito Mercè Centellas. Llegat Pepa Llopis. Foto: Martí Gasull.

La gente no se da cuenta del poder que tiene

Sin duda, la poesía de Brossa sobrevive a su tiempo y es, todavía hoy, un canto a la revuelta. En su poemario Askatasuna se incluía un poema que en 017 se hizo viral:

La gente no se da cuenta del poder que tiene:

Con una huelga general de una semana

Sería suficiente para hundir la economía,

Paralizar el Estado y demostrar que

Las leyes que imponen no son necesarias.

Joan Brossa. Prohibido el paso

Joan Brossa, Prohibido el paso, 1988. Mosel & Tschechow Galerie. Foto: Wilfried Petzi.

Joan Brossa, a la contra durante el franquismo

Joan Brossa (Barcelona, 1919-1998) empezó a escribir sus primeros poemas experimentales después de la guerra civil. En 1948 fue uno de los fundadores de la revista Dau al Set (junto a artistas como Antoni Tàpies o Modest Cuixart). En sus obras buscaría la cooperación de numerosos artistas: Tàpies, Miró, Joan Ponç... Se interesó por las expresiones culturales populares, como la magia, los títeres o las cartas. Tuvo su momento de máxima popularidad tras la muerte de Franco y a los años noventa, siendo un artista ya reconocido, expuso muy a menudo y se convirtió en el autor de icónicas obras de arte público.

Joan Brossa. País

Joan Brossa, País, 1986 (1988). Galería Joan Prats. Foto: Martí Gasull.

Poesía, que es lo que tiene que ser

Esta exposición apuesta por aproximarse a un poeta y artista, y lo hace tanto mediante sus poemas escritos como a través de sus poemas visuales. Lo hace desde la modestia: está lejos de la gran exposición sobre Brossa que se inauguró en el MACBA en 2017. Pero Joan Brossa. Poeta de la revolta es una muestra muy clara, muy didáctica, con unos objetivos muy bien circunscritos que demuestra sobradamente. Hace un breve perfil histórico del artista, pero se centra, sobre todo, en reproducir su poesía: con reproducciones de sus poemas escritos, con fotografías de sus poemas visuales, y con un vídeo en qué la actriz Sílvia Bel recita su poema "Batalla del Segre". Un conjunto que permite hacerse una idea de las posturas políticas del poeta. Todo esto se completa con un mapa de Barcelona donde se localizan los escenarios de la ciudad donde Brossa dejó su huella: el Velòdrom d'Horta, la sede de PenguinRandomHouse, el Passeig de Gràcia con Gran Vía, la Plaça Nova... Para el que quiera entender mejor al poeta, también incorpora a una discreta, pero exquisita colección de libros sobre él. Y lo mejor: al visitante se le ofrece gratuítamente una pequeña pero excelente publicación que compila algunos de los mejores poemas políticos de Brossa. Resulta todo un placer poder reencontrarse, en el Born, con este poeta, poco presente en nuestras librerías pese al homenaje institucional que supone el Año Brossa. Un hombre de una sorprendente actualidad.

 

Foto de portada: España 75, 1975. Col·lecció MACBA. Consorci MACBA. Fondo Joan Brossa. Depósito Ayuntamiento de Barcelona. Foto: Martí Gasull.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat