Asisko Urmeneta es un autor de cómics en vasco y graffitero. También ha participado en dos largometrajes de animación: Gartxot (adaptación de una novela histórica de Arturo Campion) i La vuelta al mundo gratis. Pol·len Edicions acaba de publicar en catalán un álbum con texto e ilustraciones suyas (traducido por Ainhoa Aranburu i Farriol Macip): Els EUSclaus feliços (Eusklaboa Alaiak), en los que con grandes dosis de ironía se analiza la situación del País Vasco, en términos coloniales. Una historia basada en el Robinson Crusoe, que en este cómic es presentado como el colonizador español.

Asisko Urmeneta Durangon Gorkaazk wikipedia

Asisko Urmeneta. Foto: Gorkaazk.

La lección de historia de una niña

Asisko (es así como firma sus cómics) asegura que fue su hija pequeña quien le dio la idea de adaptar la novela de Defoe, tras ver una "adaptación vergonzosa" en filme de una novela que siempre ha mostrado a Robinson, el blanco, como el patrón, y a Viernes como su servidor. Cuando su hija le explicaba la novela a una amiga relató que "un hombre llega a una isla donde hay otro señor, y al cabo de un tiempo el señor de las barbas no ha aprendido la lengua y el señor de la isla ya habla la lengua del que ha llegado". Asisko consideró eso como una "lección de alta política" y decidió aplicarlo a la historia del País Vasco.

Con humor, pero con frustración

Asisko define Els EUSclaus feliços como "una parodia humorística" de cómo se ve a sí mismo y como ve el País Vasco, un territorio marcado por "la sumisión y la desmotivación". Afirma que este álbum le sirve como "herramienta de autodefensa para soportar el día a día", y apunta que nació en Pamplona y ahora vive en las montañas de Euskadi Norte, y que ha acumulado muchas frustraciones como euskaldún, en zonas donde a su lengua se le niega la oficialidad.

eusklaus 1

Desde la isla donde se perdió Catalunya Nord

La acción se sitúa en la Isla de los Faisanes, la pequeña islita de la desembocadura del río Bidasoa, donde se firmó el Tratado de los Pirineos, de 1659, por el que España cedió a Francia Catalunya Nord. Asisko se siente fascinado por este territorio, porque es un condominio hispano-francés, que pasa seis meses bajo soberanía "del reino de España" y seis bajo soberanía "de la República francesa", "sin ninguna participación de los vascos en su gobierno". Para él, eso es "la absurdidad absoluta, pero es real".

Un solo Robinson para un País Vasco partido

En Els EUSclaus feliços hay un solo Robinson, a pesar de que la isla de Viernes está partida en dos partes. Asisko está seguro de que "el País Vasco, culturalmente, históricamente y lingüísticamente es una totalidad". "En el Norte a los vascos se les considera parte de una colectividad francesa, laica y republicana, y con tan sólo cruzar una línea imaginaria pasan a formar parte de una monarquía española, que divide a los vascos en dos comunidades diferentes", explica. En el álbum tenía muy claro que tenía que dibujar un solo Viernes, pero dudó sobre si meter a dos Robinson Crusoe que explotaran a un único Viernes en diferentes lugares, pero acabó dibujando uno solo, porque "la explotación es la misma a ambos lados de la frontera, y eso lo hace más absurdo todavía".

El peor enemigo de la libertad es el esclavo que se siente feliz

esklaus votaciones p. 89

Eusquizofrènia

"El peor enemigo de la libertad es el esclavo que se siente feliz"; este, según Asisko, es el mensaje principal de su historia. Recuerda que el sentimiento de sumisión, la eusquizofrenia, es común a los vascos del Norte y a los del Sur. E indica que durante la Primera Guerra Mundial en el semanario Eskualduna, que llegaba a todas las cocinas de Euskadi Norte, apareció en portada la leyenda: ¡Viva Francia! No hay mejor francés que el vasco.

Autoodio

Asisko cree que una de las características comunes a los colonizados es el autoodio, y apunta que la realización de este álbum ha sido un ejercicio terapéutico para él: "El primer paso del esclavo feliz para pasar a ser una persona libre feliz es darse cuenta de su propia esclavitud". El ilustrador espera que con Els EUSclaus feliços "cualquier lector vea que la realidad no es amable, que no vivimos en Disneylandia. No tenemos un pasado rosa". Y apunta que el autoodio es una estrategia premeditada de los colonizadores: "Robinson quiere convencer a Viernes de que es una mierda, y que por eso si se porta mal le aplicará el 155".

Asisko: "Robinson quiere convencer a Viernes de que es una mierda, y que por eso si se porta mal le aplicará el 155"

Salvar al otro

Asisko afirma que los vascos, incapaces de salvarse a sí mismos, se han especializado en salvar a los otros, "como más lejos estén, mejor"... Pone como ejemplo a San Francisco Javier, patrón de Navarra y de la lengua vasca. Explica que en el tiempo en que el Estado español arrasó su territorio, destruyó su castillo y persiguió a su familia, en vez de combatir la situación, decidió irse al otro extremo del mundo. Y afirma con contundencia que "Los santos vascos son santos para que seamos felices como esclavos. Fomentan el autoodio". La voluntad misionera de los que no pueden liberarse se mantiene hasta la actualidad, según Asisko: "No hay familia en Euskadi que no tuviera una tía misionera... Y ahora, tiene un primo cooperante. Somos muy buenos pretendiendo ayudar a la gente de lejos, pero no estoy seguro de que cuando vamos a otros sitios no les inoculemos el virus de la sumisión que llevamos dentro". 

Defensa del charnego

Asisko se muestra contrario a todo tipo de nacionalismo etnicista, y rechaza las categorías de "nativo" e "indígena". Cree que la idea de un nacionalismo vasco excluyente y racista es "una caricatura que nos hacen desde fuera". En realidad, uno de los personajes del álbum se llama Hazurbaltz, el nombre despectivo que se daba en el País Vasco a los inmigrantes que venían del resto del Estado (el equivalente al catalán xarnego). Pero Hazurbaltz, en Els EUSclaus feliços, es un personaje clave para la liberación de Viernes. "Hazurbaltz, una descendiente de esclavos fugitivos, venidos de otra parte, representa la razón, y es quien enseña a Viernes las cosas que Robinson le ha escondido", explica Asisko, que retrata Hazurbaltz como la líder de la resistencia contra la opresión. Es ella quien lleva la "desrobinsonización" de aquellos que están colonizados "y todavía no se han enterado".

Colonialismo, todavía

En sus cómics, Asisko a menudo contrapone textos oficiales, reproducidos en los bocadillos, con dibujos que representan una realidad contraria a la que dan los discursos oficiales. Cita a Frantz Fanon, el psiquiatra antillano que dijo que "el colonialismo es el dominio de un país tras la conquista militar". Según Asisko, esta definición es plenamente aplicable a Euskadi, porque su país fue conquistado militarmente, y "con el tiempo esta dominación militar se ha mantenido, pero con muchos más maquillajes y con una dominación más sibilina, con dominación ideológica, lingüística...". Y afirma que declaraciones muy recientes de ministros del PP no hacen sino confirmar la situación colonial del País Vasco.

Asisko: "Yo ya he visto la independencia. Ya lo he dibujado"

esklaus valle caídos p. 72

Historia con final feliz

Pese a la dureza de la historia de Asisko, la historia de Els EUSclaus feliços tiene un final feliz. Y asegura que cree, "que hay una salida", y que ya fue teorizada por gente que decidió descolonizar sus países en el siglo pasado. Afirma que espera que Euskadi tenga "un final feliz más pronto que tarde". Pero considera que este final feliz, que está seguro de que llegará, no se puede basar "en la convivencia entre el amo y el esclavo" y apunta que "sólo puede haber convivencia de igual a igual". Y, justamente por eso, la última cita del álbum es de Mandela, un hombre que pasó mucho tiempo en la prisión y que después llegó a ser presidente de su país. Asisko ilustró un texto sobre la independencia de Lituania con dibujos del País Vasco, y asegura que para él, eso fue clave: "Yo ya he visto la independencia. Ya la he dibujado. El Viernes que soy yo ya está olfateando la libertad. Y eso es instigar un futuro próximo".

Un imperio en crisis

Asisko afirma que los vascos no tienen "la fuerza suficiente para ser libres, pero sí que tenemos la razón, y por ahora no nos la sacarán...". Tiene muchas esperanzas en lo que está pasando en Catalunya, y el 1 de octubre se fue a Lleida a ver qué pasaba, porque sentía que no podía quedarse parado en casa. Volvió admirado de la "civilidad" con que todo sucedió y con la capacidad de los catalanes reaccionar ante las adversidades ("en cambio los vascos nos dejamos llevar por la tripa y el corazón y nos metemos a trapo en todas las trampas que nos ponen el Estado francés y el Estado español", apunta). Afirma que gracias al conflicto catalán ve cómo se está hundiendo el sistema, "quedando ante del mundo a la altura del betún". Sin embargo cree que también hay mucho "a desaprender" de Catalunya. Por ejemplo: no tiene muy claro el "derecho a decidir", porque cree que una votación tiene muy pocas posibilidades de salir adelante si uno de los actores tiene el poder represivo del Estado. Y cree que el País Vasco tendría que evitar hacer un referéndum, porque sería "dar bases al fracaso y a la frustración".

Asisko, el 1 de octubre se fue a Lleida para ver el referéndum

Viernes y Robinson tienen futuro

Asisko creó a los personajes de Robinson y Viernes para hacer Els EUSclaus feliços, pero afirma que tiene ganas de darle continuidad, quizás convirtiéndolo en un filme de animación, o quizás tiras de animación. Por ahora, se han hecho algunos sketchs con actores, basados en la historia, y se han colgado a internet. Tiene ganas de darle el máximo impacto a los personajes, porque considera este álbum como un material "que refleja la relación entre el poder y el país" y que puede servir "para agitar las cosas".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat