"Adri ya está en casa". Así acaba el exilio de Adrià Carrasco. No tiene orden de detención y el joven activista catalán vuelve a su pueblo tras casi tres años de exilio en Bruselas. Un juez de Granollers enmienda a la Audiencia Nacional (de la nación española) con una frase demoledora: "No hay pruebas que acrediten el delito". La acusación de terrorismo hizo que el caso lo instruyera un tribunal de excepción para terroristas, esta Audiencia Nacional que ahora hace un nuevo ridículo judicial.

Adria carrasco ACN

Adrià Carrasco, ACN

Lo analiza, con ademán muy serio, Pilar Rahola. Recuerda la frase póstuma de Franco: "Lo dejo todo atado y bien atado". Los precedentes de la AN son los tribunales franquistas, represores, militares y torturadores, como el tristemente célebre TOP.Rahola recuerda de manera muy necesaria de dónde viene este tribunal excepcional, casi extrajudicial. Imprescindible y muy duro contra la AN el Palabra de Rahola. Vídeo:

Youtube

España no tiene ninguna justificación para mantener un tribunal de excepción como la Audiencia Nacional. Todos los juristas lo saben. Y alza la voz Pilar Rahola. Sirve para tener en el exilio 3 años a un chico indepe. La élite judicial de esa AN no vio que no había "ninguna prueba" de terrorismo. Una vergüenza judicial. Otra.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat