Desde que estalló la pandemia de la Covid-19, Oriol Mitjà tiene dos trabajos. Por una parte, encabeza un ensayo clínico pionero en el mundo que intenta encontrar un tratamiento contra la enfermedad. Y de la otra, se tiene que defender una y otra vez de los ataques que recibe de los medios de comunicación que lo han colocado en una diana. Artículos publicados contra él en El Periódico y El País intentan desprestigiarlo. Del epidemiólogo catalán han llegado a decir que mentía cuando hablaba de colapso sanitario y que sale demasiado a menudo en la tele. Ahora un artículo del diario del grupo PRISA lo acusa de hacer "falsas promesas" con su estudio sobre el coronaviurus. Unas acusaciones dirigidas también contra el doctor Bonaventura Clotet.

oropéndola media acn

ACN

Bonaventura Clotet - efe

EFE

"El estudio liderado por los dos médicos catalanes, con el apoyo la Generalitat, llega a su fase final tras realizar anuncios que han demostrado ser inexactos", afirma el periodista Cristian Segura en su artículo. Define a Mitjà como un prestigioso científico "que ha cobrado notoriedad por sus críticas a la gestión de la crisis por parte del Gobierno y por haber sido nombrado asesor de la Generalitat". Primer dardo contra el especialista, que en El País es más famoso por haberse opuesto a las políticas de Pedro Sánchez que por su trabajo como científico. Pero la realidad es que el prestigio de Mitjà viene de lejos. Concretamente de las investigaciones que ha llevado a cabo desde el 2010 para erradicar el pian, una enfermedad infecciosa, en Papúa Nueva Guinea.

oropéndola media Quim Torra

TV3

El texto señala a los doctores Mitjà y Clotet por no haber conseguido los primeros resultados dentro del plazo de tiempo que ellos mismos se habían marcado, "la meta de los 21 días que se impusieron y que finalizaba el 7 de abril", y que hasta ahora tampoco se han publicado porque han aumentado la muestra para seguir investigando. De los 600 participantes iniciales, ahora han pasado a tener 3.000, con la voluntad de que los resultados tengan total validez científica. Pero todavía hay más, porque el artículo niega también la colaboración de algunas plataformas y organismos internacionales. El periodista asegura que el estudio no tiene el aval de la OMS, que la Fundación Bill y Melinda Gates no ha puesto dinero y que no forma parte de ningún consorcio internacional. Una retahíla de acusaciones que el epidemiólogo barcelonés se ha apresurado a contestar en redes sociales:

Mitjà tilda el artículo de "prensa amarilla" y se muestra contundente con el autor, de quien dice que cae "en el dualismo maniqueo con su obsesiva cantinela acusatoria, incapaz de juzgar con honestidad sin los prejuicios de su propio pensamiento". Se siente señalado. Ya lo comentó hace pocas semanas en el FAQS de TV3: "Creo que no caigo bien en Madrid". En las redacciones de El País y El Periódico en Barcelona parece que tampoco.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat