El implacable Federico Jiménez Losantos está excitadísimo. La publicación de las actas de las negociaciones del gobierno de Zapatero con ETA, allá por 2007, han caído en sus manos provocando una subida de azúcar similar a la del común de los mortales cuando llega un nuevo capítulo de su serie favorita. No hay tema de conversación más emocionante para Losantos que todo aquello que recuerde el horror, el dolor y la pesadilla del terrorismo, ya que le permite señalar y sentenciar sin miramientos. Y ya saben que, si de él dependiera, en el banquillo de acusados no cabría un alfiler. Hasta los topes. Si alguna cosa tiene de extraordinario Federico, es su iconoclastia y originalidad. Ve traidores donde el resto no los podemos ni imaginar. Y lo ha vuelto a hacer: ¡Mariano Rajoy, a la prisión!

juicio procés Mariano Rajoy manos

TV3

Losantos es "más papista que el Papa", y dicta sentencia. Una sentencia que podemos encontrar en su columna de El Mundo, y que ensayó primero en la radio. El protagonista de la filípica es ZP, claro está, pero advierte que Mariano compite en infamia con el de la ceja. El socialista vendió a España "y resucitó a ETA...con el pacto del Tinell". Si alguien pensaba que el del Tinell fue el pacto del tripartito, se equivoca. Aquello fue un aquelarre lleno de sangre y con pistolas sobre la mesa. Pero mucho peor lo que hizo el sucesor de Aznar, que "siguió al pie de la letra el pacto con la ETA: entregar a unos asesinos la soberanía nacional y la libertad de los españoles". Por lo tanto. la lógica Losantil es meridiana: Que Rajoy vaya reservando celda en Soto del Real.

"Ambos deberían ir a la cárcel por colaboración con banda armada". Qué imagen, la de Zapatero y Rajoy compartiendo patio. Son las profecías de Nostradamus Losantos. Estamos rodeados de terroristas. No se libra nadie, ni siquiera los de su bando.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat