Bertín Osborne ha conseguido reunir a Xavier Sardà y algunos de los colaboradores más mediáticos de Crónicas Marcianas. El programa es historia de televisión, después de convertirse en un éxito que hizo una audiencia increíble. Carlos Latre, Boris Izaguirre y Paz Padilla también han sido protagonistas de este homenaje que han emitido en Telecinco.

Mi casa es la vuestra es la nueva versión del programa de entrevistas de Bertín. Después de 13 años, ha ayudado al reencuentro de estas estrellas televisivas. La cadena brilló desde 1997 hasta el último programa de 2005. Sardà inventó una manera de hacer televisión, entretenida y alocada: el inicio de la telebasura según muchos, por eso. Lo que está claro, es que los teleespectadores estaban enganchados.

Los protagonistas han dado un repaso a algunos de los momentos más divertidos del late night, pero también se han emocionado recordando cómo acabó el último programa. Se habrían reunido los colaboradores y familiares en una gran cena, durante el que Boris Izaguirre se habría subido en la mesa y se habría quedado completamente desnudo.

Un espectáculo que hizo olvidar la triste escena que vivieron al ver cómo se apagaban las luces de plató: "Vino una máquina demoledora y destruyó la mesa del programa. Rompieron el plató entero rápidamente porque tenía que empezar un programa nuevo y se tenía que construir el decorado en poco tiempo. Fue muy triste".

Mariló Montero y Pocholo se han unido a este reencuentro, aunque el gran protagonista de la noche ha sido Boris. El venezolano ha escrito un libro que ha revelado algunos de los momentos más oscuros de su vida, como cuándo tres hombres lo violaron con sólo 13 años. Mariló ha querido preguntarle cómo se encuentra y ya de paso ha aprovechado para sacarle todavía más confesiones. Y vaya si lo ha conseguido...

cronicas marcianas 2 bertin telecinco

Telecinco

Izaguirre ha vuelto a insistir en lo dura fue su adolescencia, cuando oficializó que era homosexual. La madre le apoyó y nunca tuvo problemas por este tema en casa, pero eso no impidió que sufriera acoso: "La presión sobre mi sexualidad fuera de casa era muy jodida. Pensé que me podría hacer daño con algún utensilio de la cocina. Se me hacía todo tan cuesta arriba... La solución, si no, era disimular para que no se me notara. No ser tan femenino. Pero allí estaba mi madre para pedirme que no dejara que me obligaran a cambiar. Que no tenía por qué disimular ni mentirme a mí mismo ni meterme en un armario".

boris izaguirre triste telecinco

Clica en la imagen para ver el vídeo / Telecinco

La vida de Boris ha sido bien dramática, pero no por eso quiere perder la sonrisa. Contento de reencontrarse con los compañeros de Crónicas, evidenció que aquella época está aparcada.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat