En medio del naufragio de la Monarquía española, en la isla de Mallorca quedan los últimos náufragos de la de derrota: Felipe, Letizia, las niñas y la todavía reina Sofía. La octogenaria se ha pasado 40 años de reinado pretendiendo quedar inmaculada de corrupción y cuernos de su marido, el rey Juan Carlos. Pero ya no cuela. Si Pilar Eyre ya ponía a la madre de Feliep en la diana acusándola de no haber ni aprendido castellano en 50 años en España, ahora es Jaime Peñafiel quien le dedica apelativos letales: tonta, cruel y frívola.

reinA sofia mira a tierra GTRES

Sofía mira al suelo en Mallorca, GTRES

Escribe Peñafiel en LOC: "El comportamiento de Sofía en el drama de Juan Carlos no ha sido el que cabía esperar de quien todavía es la esposa. Cierto es que "no es muy inteligente, pero es mejor que la gente lo crea". Lo ha demostrado estos días marchándose de vacaciones a Marivent sin esperar que el Rey abandonara su hogar. De irónica crueldad, impropia de Sofía, es que preguntara "¿con qué amiguita se ha ido ahora?". Fue una frivolidad acudir a El Corte Inglés de Palma para comprar unas cremas, departiendo con su habitual simpatía con las empleadas del departamento de perfumería como si nada hubiera pasado". Sofía haciéndose la anciana entrañable.

sofia sephora GTRES

Sofía sale del Sephora, GTRES

La remata Peñafiel: "Pilar Urbano cree que la actitud de Sofía fue una respuesta lógica a tanta humillación, pero pienso que otros momentos ha tenido para exteriorizarla. Este no era precisamente el más adecuado, ¡por caridad!". Sofía iba (como se ve en la foto) con una bolsa del Sephora. Cremas para la cara. Para la mucha cara que tiene.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat