El rey Juan Carlos I ya respira tranquilo. Una gran sonrisa se habría instalado en la cara del emérito al conseguir lo que hacía tiempo que pedía: tendrá una gran fiesta en motivo de su 80º cumpleaños.

Este 5 de enero es una fecha muy especial para él al cambiar de número. Es por eso que estaría preocupado al celebrarlo a lo grande, pidiendo a su hijo que le organizara una conmemoración especial, con homenaje incluido.

A Juan Carlos le haría mucha ilusión que se hiciera un acto público para agradecerle su tarea como monarca durante estos años. Todo, con la mirada fijada en el cumpleaños del rey de Noruega, quien fue protagonista de casi una festividad nacional al llegar a la misma edad.

Y ahora todo apunta a que, finalmente, el emérito habría convencido a Felipe VI. LOC asegura que el 5 de enero se celebrará un gran desayuno en la Zarzuela con la familia y algunos amigos íntimos. Y a partir de aquí, habrá una serie de homenajes. Todo empezará el día de Reyes, asistiendo los eméritos a la Pascua Militar por primera vez en el reinado de su hijo para recibir una conmemoración. La ceremonia, en la que asisten a unos 150 invitados, tendrá lugar en el Palacio Real. Y se espera que el Rey mencione a su padre en el discurso, alabando la figura del homenajeado.

joan carles sofia fatima bañez efe

EFE

Ahora bien, este no será el único acto que dejará por las nubes a Juan Carlos. Sólo sería el primero, afirman, de una cadena de iniciativas y actividades públicas que tendrán lugar durante todo el año.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat