El Fossar de la Pedrera se ha convertido en escenario esta mañana de un acto de recuerdo de la lucha de los judíos en Catalunya por la libertad. La ceremonia la han convocado cuatro entidades: la Comunidad Judía Atid, Jabad Lubavitch, la Comunidad Judía Progresista Bet Shalom y la Comunidad Israelita. El acto se ha llevado a cabo justo delante del monumento que hay en la entrada del cementerio que consta de diez piedras; una por cada campo de concentración nazi.

El cónsul de Israel en Barcelona, José Antonio Sánchez Molina, ha sido el encargado de pronunciar el discurso del memorial. Ha recordado que el encuentro de hoy era un recordatorio de "la lucha por la libertad y el derecho a ser diferentes", y contra el racismo, la xenofobia y el antisemitismo. "En este foso descansan 4.000 personas perseguidas por la dictadura, y también los cuerpos de 7.000 judíos que vinieron a Barcelona a luchar por su libertad y por la República", ha subrayado Sánchez Molina.

El cónsul ha explicado que los supervivientes de la Shoah (término hebreo para referirse al Holocausto nazi) formaron parte de los fundadores del Estado de Israel, "un estado de derecho donde conviven religiones muy diferentes y donde se respetan las orientaciones de todo tipo", desde judíos a musulmanes y a cristianos. Sánchez Molina ha recordado que Tel Aviv es la única ciudad gay friendly del Oriente Próximo, y que Israel es una democracia consolidada. El acto ha contado con el apoyo de ACAI e Israel en Catalunya.

Cementerio de la Pedrera 2

El acto ha servido para recordar el Holocausto y los seis millones de asesinatos, entre los cuales 1 millón y medio eran niños. También ha aprovechado para explicar la gran cantidad de campos de concentración durante el genocidio, no sólo los de judíos, también los que encarcelaban personas por ser homosexuales o discapacitados. Ha acabado asegurando que nunca dejarán de denunciar esta causa con la mejor arma de todas: la palabra. En velada alusión a la moción aprobada por el Ayuntamiento de Barcelona avalando el boicot en Israel, el cónsul ha indicado que "hoy nos encontramos con un resurgimiento del antisemitismo, pero tiene nuevas formas, es poliédrico". "Ahora es antisionismo, boicot a Israel. Pero que no os engañen, es antisemitismo, es lo mismo. Nos encontrarán con las armas de la palabra, de la negociación y del diálogo para hacer frente a esta ofensiva", ha añadido. El cónsul ha pedido que no se convierta "a las víctimas en verdugos, y los verdugos en víctimas".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat