La Unión Europea de Radiodifusión (UER) emitirá en los próximos días la resolución que debe permitir la entrada de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) a esta red europea. Aprovechando la ocasión, Junts per Catalunya, Esquerra Republicana, Units per Avançar y los Comuns soberanistas defienden a El Nacional el ingreso de Catalunya en esta organización que reúne a las corporaciones públicas audiovisuales de los países europeos y la participación catalana en los concursos de Eurovisión. En cambio, Ciudadanos, PSC, PP y la CUP se oponen frontalmente. El dictamen europeo sería refrendado en el Parlament a través de una moción que obtendría una mayoría absoluta, donde se haría patente la importancia de pertenecer a la UER y la consecución de este hito desde la creación de TV3 en 1983.

¿Sin embargo, cuáles serían las ventajas de participar en la UER como miembro de pleno derecho? Principalmente, si formara parte, la Corporació podría acceder a las plataformas internacionales de intercambio de contenidos y adquisición de derechos de difusión deportivos y culturales, además de cooperar en la investigación de nuevas tecnologías que refuercen los valores de servicio público de calidad de la CCMA y las libertades de expresión e información en el Principat. Pertenecer a la organización europea también podría facilitar nuevos estímulos para la coproducción audiovisual y sería una buena oportunidad para hacerse escuchar en foros profesionales y comisiones de trabajo con el resto de televisiones públicas europeas.

"Esperamos una respuesta positiva"

"Esperamos una respuesta positiva muy pronto en la última solicitud, y más todavía después de los recursos que ha interpuesto la Corporació para que esta petición llegue al plenario de la UER y se vote, a pesar de los intentos de bloqueo por parte del Estado español," asegura a El Nacional Josep Riera, diputado del Grupo Parlamentario de Junts per Catalunya. El también portavoz de la plataforma en la Comisión de Control de la CCMA añade: "Eurovisión es sólo una pequeña parte de lo que supone ser miembro activo de esta organización internacional y Catalunya tendrá el derecho a participar cuando forme parte de la red europea, como ya lo hacen las televisiones regionales de Bélgica y Suiza o la de Gales".

En la misma línea, Gerard Gómez del Moral, parlamentario del Grupo Republicano en la cámara catalana reitera: "No hay obstáculos estatutarios para que la Corporació forme parte de este órgano, sino la posición contraria de los sucesivos gobiernos españoles". Además, el también representante del partido en la Comisión de Control argumenta que, siguiendo el ejemplo de Oriol Junqueras, en el 2009, entonces cabeza de lista de Esquerra a las elecciones europeas, "Eurovisión es una herramienta para la normalización lingüística y la CCMA tiene que estar atenta de aquellas iniciativas que puedan contribuir a la promoción de la lengua y cultura catalanas en el mundo".

Con respecto a Units per Avançar, el partido heredero de la extinguida Unió se ha desmarcado del PSC, su socio de coalición en el Parlament, hablando sin ambages sobre el ingreso de la Corporación en la UER. La formación humanista, catalanista, moderada y proeuropea considera: "Si los estatutos de la organización lo permiten y se siguen los trámites establecidos para conseguirlo, nos posicionaríamos a favor de la entrada de la CCMA, porque supondría un paso adelante para el intercambio de información en el ámbito europeo, y daríamos apoyo a la participación catalana en Eurovisión, principalmente para que Catalunya modernice este tipo de festivales", señalan fuentes de la formación liderada por Ramon Espadaler.

Eurovisión en Israel, un escollo para los comunes y la CUP

Hay discrepancias entre los Comunes. La confluencia de izquierdas dirige la petición de la Corporación a la UER en el gobierno del Estado, justificando que "la mejor estrategia sería explorar que fuera materia de acuerdo en un espacio de diálogo bilateral". En cuanto a la participación de Catalunya en Eurovisión, la formación se abstiene: "Atiende a criterios profesionales, pero creemos que la CCMA no tendría que hacer cobertura este año, visto el blanqueamiento que se marca el gobierno de Israel sobre la vulneración sistemática de los derechos del pueblo palestino", según indican fuentes internas. Por el contrario, desde la corriente crítica soberanista apuntan: "Queremos que participen las naciones sin Estado de Europa, porque no tiene ningún sentido que eso se reserve a los Estados ya constituidos".

A su vez, la diputada Natàlia Sánchez del Subgrupo Parlamentario de la CUP insiste: "Los Estados son los que deciden qué entes de radio y televisión forman parte de la UER". La también portavoz del partido en la Comisión de la CCMA se suma a la abstención: "Participar en este organismo de lógica interestatal es una decisión profesional, pero creemos que hay otras prioridades que se deberían resolver antes, como la renovación del Consejo y la incorporación de trabajadores y trabajadoras en la gobernanza de la Corporació". Y concluye: "Nos oponemos a Eurovisión porque es un espectáculo que entiende la cultura desde una lógica de mercados y, concretamente este año, por solidaridad con Palestina".

 

Imatge Votacio 1Imatge Votacio 2Simulación de moción parlamentaria sobre la entrada de la CCMA en la UER (Manuel Rivero)

Por otra parte, aunque en un primer momento se comprometió, finalmente el diputado de Ciudadanos y portavoz en la Comisión de Control de la Corporació, Nacho Martín Blanco, ha rechazado hacer declaraciones sobre esta cuestión. De la misma manera, Alejandro Fernández, presidente y diputado del Partido Popular Catalán en el Parlament, también ha declinado posicionar a su partido. Tampoco ha querido contribuir el Partit dels Socialistes de Catalunya. No obstante, las tres formaciones se posicionaron en las elecciones europeas de 2009 en contra de la entrada de la CCMA en la UER y su participación en los concursos de Eurovisión.

La FORTA, otra puerta hacia la UER

El bávaro Albert Scharf, director de la UER entre los años 1983 y 2000, conocía de primera mano y compartía la aspiración de las televisiones nacionales de Catalunya, País Vasco y Galicia: participar en la red europea. En 1986, el responsable de la organización advirtió del veto de Radiotelevisión Española sobre el ingreso de los catalanes, vascos y gallegos en este órgano de ámbito internacional y, al mismo tiempo, alentó a dichas emisoras a sumar capacidades para la defensa de su desarrollo estratégico. Es por eso que, en 1989, estas tres corporaciones públicas audiovisuales y, además, la andaluza y la valenciana, se asociaron en la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (FORTE).

A pesar de no ser necesaria su autorización desde la Ley General del Audiovisual de 2010, "Radiotelevisión Española tiene la llave que permitiría nuestra entrada y la de las radiotelevisiones autonómicas en particular, porque es el socio de referencia y representa al conjunto del Estado español en la UER," sentencia Enrique Laucirica, secretario general de la FORTA. "En el hipotético caso de que se aviniera a abrirnos la puerta", adelanta el dirigente de la Federación, "la red europea nos aceptaría a través del artículo 3.15 de sus estatutos", la misma vía que posibilitó el ingreso de las corporaciones galesa, escocesa y norirlandesa, las cuales también se asociaron para adherirse a Europa.

Cinco ejes para la internacionalización de la CCMA

Las sociedades que hablan el inglés son más abiertas e igualitarias. El índice que publica Education First este año sitúa el grado de conocimiento de la lengua inglesa en Catalunya en 57 puntos, superior al Estado español y similar al de Bulgaria o Lituania. En este sentido, uno de los objetivos de la CCMA es la promoción del aprendizaje de lenguas extranjeras, pero ni el sistema dual disponible ni el inglés del Super3 son suficientes para revertir estas cifras. Fuentes de TV3 apuntan que un canal especializado que emitiera en la lengua de Shakespeare con subtítulos en catalán podría compensar el bajo nivel en la sociedad catalana de este idioma indispensable en la era actual.

Por otra parte, la Corporació podría recuperar el proyecto para que se pueda escuchar el canal de televisión Euronews en catalán a más de 325 millones de hogares de 153 países. La propuesta, que se pospuso en el 2010 por la crisis, consistiría en un número fijo de noticias al día o bien emitir informativos las 24 horas en lengua catalana de la realidad internacional con una perspectiva europea. Una inversión que llegaría hasta los 5 millones de euros anuales.. Este servicio "un apoyo para Catalunya en Europa", confirma David del Valle, representante de Euronews en España, y, además, beneficiaría el conocimiento del catalán y la actualidad del Principat en el mundo.

Sin embargo, la CCMA podría recomponer el Espacio Catalán de Comunicación a través de internet, a raíz de la resistencia de un Estado beligerante que niega la catalafonía. El enésimo intento para la reciprocidad de los medios audiovisuales en catalán en el conjunto de los territorios del dominio lingüístico se llama Bon Día TV, un nuevo canal digital entre TV3 y IB3 que tendría que integrar las emisoras valenciana y andorrana, la desconexión norcatalana y la local algueresa. También haría falta, sin embargo, que la Corporació tejiera, siguiendo el acuerdo firmado en el 2007 con la Radiotelevisión Portuguesa, una red de convenios de colaboración con el resto de televisiones públicas europeas para el intercambio y la coproducción de contenidos.

Por otra parte, hace 10 años que Catalunya Música entró a formar parte del grupo Euroradio de la UER, no como miembro activo sino como participante autorizado, un régimen de pertenencia impuesto por Radio Nacional de España para no perder sus privilegios en esta organización. "La emisora de música clásica del Principat es una estructura de Estado clave para la internacionalización de la cultura catalana, aunque necesita un nuevo estatuto en el organismo europeo," asegura Saül Gordillo, director de Catalunya Ràdio, dado que es una de las cadenas más activas en la transmisión de conciertos a través de la red europea, por encima de la española y al nivel de la finlandesa, la francesa o la británica.

Ahora bien, otra negativa en la entrada en la UER como miembro de pleno derecho podría interpelar a la Corporació a emprender una nueva estrategia de acceso al ente europeo: ofrecer una cobertura de las actividades de esta organización a pesar de no formar parte todavía. Concretamente, hace un año que Televisió de Catalunya estudia un proyecto en esta línea que implicaría informar sobre los concursos de Eurovisión en catalán, pero necesitaría el aval del Consejo de la CCMA para arrancar. Esta propuesta pudría consolidar la adhesión catalana a la red europea como ya se ha conseguido con las televisiones de Kosovo y las Islas Feroe, las cuales entrarían en el organismo con vista al año 2020.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat