Barcelona no se encuentra en un encrucijada histórica muy diferente de otras ciudades globales. La democracia está en retroceso no porque Vox suba en Andalucía, sino porque los partidos de siempre han apostado por estrechar el control social en lugar de profundizar en la democratización de las instituciones.

La democracia ha vivido 80 años dorados, de una hegemonía militar y económica sin precedentes. La vitalidad de los ideales democráticos ha vuelto a poner las ciudades en el centro de la historia. Las ciudades promueven el comercio y la libertad porque obligan a explotar la diversidad, y de la diversidad de personas y costumbres surgen la creatividad y la igualdad de derechos.

Desde hace unos años, los estados y sus oligarquías, así como las burocracias globales, reaccionan con agresividad contra las ciudades: quieren volver a dominarlas, pero esta vez en lugar de bombardearlas, como al principio de la modernidad —en el siglo XVI y hasta la Segunda Guerra Mundial—, las quieren controlar con la economía y la propaganda. Los estados y sus oligarquías intentan dominar las ciudades a partir de los deseos y las debilidades de la gente, tratando de explotar los recursos que los algoritmos digitales dan a la manipulación psicológica.

Los partidos del régimen del 78 tienen la tentación de incorporar el Estado español a la tendencia autoritaria encabezada por Rusia y China

Los partidos del régimen del 78 tienen la tentación de incorporar el Estado español a la tendencia autoritaria encabezada por Rusia y China. El premio que obtendrían por abrir la sociedad a la cultura política de Moscú y de Pekín es su perpetuación en el poder y el control de la ciudadanía. En el fondo, los eurócratas también envidian al partido comunista chino. Esta es la razón de la decadencia de la Unión Europea y del referéndum del Brexit.

Pensad en la revolución tecnológica: la gran ventaja competitiva de China y de Rusia es que el autoritarismo puede ser indiferente a los derechos individuales, y eso da mucho poder en el mundo del big fecha o en el mundo de la investigación genética, por ejemplo. En contraste, un sistema democrático obliga a proteger la libertad personal y comunitaria y la dignidad humana y las creencias plurales de sus ciudadanos. Para los ciudadanos, la democracia es mejor; para los políticos asentados, es peor. Por eso China y Rusia producen cierta envidia o admiración en algunos entornos.

El programa de fondo es intercambiar libertad por satisfacción de deseos superficiales. Menos libertad y más me gusta en Instagram, menos dignidad y más recomendaciones de productos en línea que satisfacen placeres que te dejan vacío y nunca te cuestionan. Menos política y más declaraciones sentimentales, llenas de adjetivos tremendistas o azucarados.

El Mediterráneo fue la cuna de la democracia tanto durante la época clásica como durante la segunda mitad de la edad media justamente por la fuerza de las ciudades: Atenas, en el siglo V aC, o Florencia y Venecia, a partir del siglo XII, inventaron formas de gobernanza contra la dominación.

Barcelona es capital: es esencial para los adversarios de la democracia que se convierta en un centro comercial vacío de significados

Barcelona también es el fruto de esta historia y su naturaleza y su entorno la ponen siempre a la vanguardia de las tensiones sobre la libertad. Es, al fin y al cabo, una ciudad-puerto. Por eso el Estado controla y frena el puerto con mano de hierro e impone al aeropuerto el nombre del político que renunció a la autodeterminación a cambio de un marquesado y una pensión de jubilación.

Volvemos a estar en el momento frágil en que todo se decide, ahora con las complicaciones y oportunidades de una nueva revolución tecnológica y política, con todo el mundo rearmándose con las herramientas del presente —control económico y propaganda—.

Esta es la razón por la que Barcelona es capital. Es esencial para los adversarios de la democracia que se convierta en un centro comercial vacío de significados, que toda política se reduzca a una batalla local por quién encuentra la fórmula mágica para mantener a los ciudadanos entretenidos con cuestiones sentimentales. Quién saca más jugo del sentimiento de culpa por los males del mundo o quién explota mejor la pena por haber fracasado como proyecto colectivo. Ninguna de estas opciones nos prepara para afrontar el presente ni mucho menos el futuro.

Barcelona tiene que ser el nodo más grueso de una red de ciudades libres que empiece en su aglomeración metropolitana

Ni siquiera el Primero de Octubre sirve para levantar por sí solo los principios y visiones que nos tienen que lanzar adelante y ayudar a romper los techos que algunos actores históricos quieren consolidar sobre nuestras conciencias. Barcelona necesita hurgar en su geografía, en su historia y economía, en su tejido social y cultural, en una palabra, en su inteligencia, para construir un proyecto que no sea simplemente un contraproyecto de resistencia a las fuerzas que la quieren sumisa y autosatisfecha, centrada en el narcisismo de ser reconocida como un lugar bonito para mostrar en las fotos. Necesita un proyecto que sea afirmativo, que diga sí a todo lo que hoy a los políticos del autonomismo y el autoritarismo europeo les sale a cuenta callarse.

Todo eso empieza por insistir en recordar que Catalunya se forjó, básicamente, como una red de ciudades libres lideradas por Barcelona. La tendencia global a hinchar las ciudades grandes, como Barcelona, y a vaciar las medianas, como Terrassa, Tarragona o Sabadell, es una forma de descapitalizar a los ciudadanos y convertirlos en individuos manipulables y frágiles.

Barcelona tiene que ser el nodo más grueso de una red de ciudades libres que empiece en su aglomeración metropolitana. Una ciudad que tenga presente que el candidato a alcalde de Barcelona también es candidato a la presidencia del Àrea Metropolitana; una metrópolis global que siga fortaleciendo las ciudades del Principat, que arrastre las capitales de habla catalana, y que religue el Mediterráneo occidental, desde Nápoles hasta Argel, pasando por Marsella y Toulouse.

Desde cada uno de los 73 barrios de Barcelona hasta la última esperanza de un argelino que denomine su ciudad Dzayer en amazig, Barcelona tiene que ser un ejemplo de humanidad, tanto como una potencia comercial y política. Tiene que ser la ciudad donde confluyen todos los conflictos que el autoritarismo quiere silenciar y donde se resuelven con inteligencia: desde la ciencia a la vida, de la economía a la arquitectura, del rebrotar de la industria en las ciudades medias a la aparición del arte insobornable. Una cultura sobrevive y triunfa si tiene un papel en el mundo y un mercado propio, donde los sobrentendidos y las herramientas intelectuales que produce son útiles para crecer personal y materialmente, donde las ideas funcionan y la dignidad se da por supuesta. Si Barcelona se afirma como una ciudad de gente libre, el tablero saltará por los aires, y este es el paso previo para que la independencia caiga como fruta madura.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat
Politicemos el 17 de agosto
Opinión Politicemos el 17 de agosto Jordi Graupera
Richelieu en El Prat
Opinión Richelieu en El Prat Enric Vila