El presidente Torra ha puesto todas las facilidades a al presidente español, Pedro Sánchez, para que convoque elecciones a corto plazo con el pretexto de que "los independentistas no cooperan" y anunció tácitamente nuevas elecciones catalanas para cuando haya sentencia condenatoria de los líderes independentistas encarcelados. La conclusión es que el conflicto catalán continúa impidiendo estabilizar políticamente España y no se ve en el horizonte ninguna posibilidad de normalización antes de 2020.

Ni que decir tiene que dar un mes de plazo a Pedro Sánchez para que haga una propuesta de autodeterminación de Catalunya es, como decía Miquel Iceta, lo mismo que poner el ultimátum para mañana. Ni que quiera, que no quiere, Sánchez lo puede hacer, porque la vieja guardia del PSOE se lo ha prohibido terminantemente. Sin ir más lejos, ayer mismo, el expresidente Felipe González venía a decir que el diálogo con los independentistas no lleva a ninguna parte. Aumentan cada día las presiones a Sánchez no sólo de PP y Ciudadanos, sino sobre todo de sus correligionarios, para que se libere de la compañía indeseable de los soberanistas catalanes. Al mismo tiempo, de las palabras del presidente Torra se  interpreta que no habrá apoyo soberanista a los presupuestos generales del Estado. Como los diecisiete diputados de PDCat más ERC son decisivos -suponiendo que en esto coincidan- Pedro Sánchez ya sabe a estas alturas que no tendrá presupuestos y está haciendo, con las encuestas en la mano, un cálculo de riesgos sobre si unas nuevas elecciones convocadas para este mismo año le darían una mayoría más confortable que le asegure poder seguir gobernando sin tantas angustias. En cuanto le preguntaron a la portavoz del Gobierno español si habrá pronto elecciones generales no dijo que sí ni que no porque no lo sabe.

Pedro Sánchez ya sabe a estas alturas que no tendrá presupuestos 

El escenario político español sigue en situación inestable pero aún más inestable es la situación del escenario catalán, con el Gobierno de Quim Torra llamando a la movilización permanente hasta que haya sentencias contra los presos políticos. Y "el día de las sentencias -dijo- si son condenatorias, será el punto de inflexión y de no retorno de esta legislatura". La última previsión es que los juicios se celebren a partir del mes de enero y que las sentencias no se dictarán antes de las elecciones municipales del mes de mayo. Seguramente lo harán en verano cuando haya más gente de vacaciones. Esto significa movilizaciones y protestas por cada efeméride, mucho ruido durante los juicios, y por supuesto cuando las sentencias, momento en que la propuesta del presidente de la Generalitat será de ruptura unilateral con el Estado. Dijo: "Del mismo modo que la unión de las instituciones, la ciudadanía y las organizaciones civiles fue capaz de llevar a Catalunya a la autodeterminación y a uno de los actos de desobediencia respecto al Estado más importantes de nuestra historia, esta misma unión convertirá el día de las sentencias en un nuevo día de victoria. No nos detendremos hasta hacer efectivo el resultado del referéndum. No estamos aquí para administrar una autonomía. Ni para recrearnos con palabras vacías. Estamos aquí para hacer efectiva la República catalana ". Es la aplicación de la doctrina insurreccional de Lenin sobre las "condiciones objetivas" para la Revolución, aunque el padre de la Revolución Rusa era bastante más exigente con las condiciones que eran necesarias para sublevarse.

Torra presentará al Parlament una nueva iniciativa unilateral que será inmediatamente desautorizada por los tribunales españoles

Como el presidente Torra considera que las sentencias condenatorias legitimarán el ejercicio de la autodeterminación de Catalunya, presentará al Parlament una nueva iniciativa unilateral que será inmediatamente desautorizada por los tribunales españoles y que obligará a la Mesa del Parlament que preside Roger Torrent a decidir si obedece o desobedece. En el fondo será la repetición del torneo entre JxCat, ERC y las CUP a ver quién es menos traidor. Por ahora, lo más probable es que la Mesa actual no quiera terminar como el anterior, es decir, encarcelada. Entonces, Torra, de acuerdo con el president  Puigdemont, convocará elecciones al Parlament de Catalunya en las que la rivalidad entre la Crida Nacional per la República y ERC será absolutamente cainita, con lo cual, la repetición de la mayoría soberanista será más difícil y, en el mejor de los casos, mucho más dependiente de la CUP.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat