Cuando Sófocles escribió la tragedia de Edipo, el pobre príncipe de Tebas que mata a su padre (y se casa con su madre), poco se podía imaginar la fuerza que este parricidio tendría sobre la imaginación del mundo. Y, como suele pasar, la realidad supera la ficción, y la política supera todas dos. No faltan casos de hijos políticos que, para sobrevivir o hacerse sitio en el mundo, tienen que eliminar la figura paterna que los ha hecho quien son. La muerte (ideológica) de Stalin bajo el régimen de Nikita Khrushchev, así como la de Jordi Pujol en las manos de Artur Mas, son prueba. El último ejemplo, sin embargo, nos viene de Escocia. Desde aquellas frías tierras boreales se escucha la resonancia de la voz de Àlex Salmond, líder de la campaña por la independencia en el 2014, que pregunta a su protegida y sucesora, Nicola Sturgeon: "Te tú, Brute"?. ¿Qué ha pasado exactamente, y cuáles pueden ser las consecuencias para el movimiento independentista escocés?

Para saberlo nos tenemos que remontar el año 2018. Alex Salmond ha perdido recientemente su escaño de diputado en el parlamento británico, y hace casi cuatro años que no es líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP). Su derrota al referéndum de independencia pactado con David Cameron lo ha dejado apartado de la primera línea, aunque todavía mantiene una alta posición dentro del movimiento de autodeterminación. Pero todo se aguanta con pinzas.

En enero de 2018, dos trabajadoras gubernamentales acusan anónimamente en Salmond de conducta sexual indebida, e inmediatamente se inicia la consecuente investigación interna. Al cabo de tres meses, en marzo de 2018 (y eso será clave), Alex Salmond es informado de la investigación, y decide explicarlo a Nicola Sturgeon, a través de la jefe de gabinete del ex primer ministro, Geoff Aberdein. El 2 de abril, Sturgeon, Salmond, y algunos aliados clave, mantienen una reunión en la casa oficial del gobierno, Bute House. Este encuentro es el último donde los dos líderes independentistas estarían al mismo bando.

El 22 de agosto, los resultados de la investigación interna fueron enviados tanto a la primera ministra como a las dos denunciantes, e incluso dados a la policía. Salmond anunció que pediría una revisión judicial de la investigación, que consideraba "injusta", y también que se prohibiera la publicación; llegaba tarde, sin embargo, ya que el Daily Record se había enterado de los detalles y los había hecho públicos aquella misma noche. Leslie Evans, secretaria permanente del gobierno y la suya más alta funcionaría, ocurrió la cara pública del proceso, y en privado anunció que intentaría "ganar esta guerra".

La decisión del acusado de no aceptar las conclusiones y de llevarlas a los tribunales añadía un nuevo enredo a la situación. Por una parte, estaba la investigación interna que había encontrado indicios de verdad a las acusaciones. Para otra, el proceso policial contra Salmond que nada más empezaba, y que añadiría 10 cargos más de índole sexual. Final, y críticamente, la indagación judicial para dictaminar la honestidad y validez de la primera investigación. La líder escocesa se pronunció públicamente: "El Sr. Salmond está llevando a juicio los procedimientos internos de nuestro gobierno... nuestra prioridad ha sido siempre mantener las garantías procesales". Pronto se descubriría que eso no era del todo cierto.

Para "concentrarse en la revisión judicial" y "no causar división interna" al partido, Salmond anunció el 29 de agosto que abandonaba el SNP. Sturgeon, que durante años había sido su protegée, reaccionó con "tristeza", pero añadió que las denuncias habían sido investigadas "sin miedo ni favoritismos". Salmond organizó un crowdfunding para pagar los costes de su defensa, y al cabo de dos días había recogido ya £100.000, más del doble de lo que había pedido.

salmond

La indagación judicial encontró que la primera investigación gubernamental había tenido graves problemas; entre ellos, la decisión de Sturgeon de nombrar a un funcionario que ya había sido involucrado en el caso previamente para liderar el equipo investigador, así como una repetida falta de cuidado con la privacidad, van ser destacado por los jueces. El gobierno se vio obligado a abonar £500.000 a Salmond por sus gastos legales el 8 de enero de 2019, y todo parecía haber acabado. Las aguas del mar nacionalista volvían a la normalidad hasta que una nueva tormenta las azotó.

El 24 de enero, la policía detenía en Salmond y, al día siguiente, se le imputaban 14 casos de abusos sexuales diferentes. El más grave era el de una presunta violación en junio de 2014, que habría ocurrido en la residencia oficial del primer ministro. Además, se le acusaba de haber asaltado indecentemente con besos y caricias a una mujer en Glasgow en el 2008, y de sobar a la misma mujer en la discoteca Ego de Edimburgo; también era acusado de haber intentado lamer los pies de una invitada a su residencia oficial en el 2013, y haber intentado palpar sexualmente a 10 mujeres más en diferentes ocasiones. Quedó en libertad bajo fianza el resto del año, manteniendo su inocencia, mientras la tensión política iba en aumento.

El coste astronómico que comportó tener que pagar la defensa del ex primer ministro, sin embargo, no ha sido la verdadera raíz del quebradero de cabeza que Sturgeon sufre ahora mismo. El juicio ocupó la mayor parte de marzo de 2020, cuando el resto del mundo empezaba a cerrarse por la crisis del COVID-19. Irónicamente, Gordon Jackson, antiguo diputado laborista en el parlamento escocés que había sido derrotado por Nicola Sturgeon, era la jefe de la defensa. El día 29 de marzo Salmond fue absuelto de todos los cargos presentados y quedó en libertad, poniendo en duda de nuevo la anterior investigación. Durante la prueba, algunos de los testigos fueron puestos en cuestión, incluida la acusación de violación. Otros invitados a la cena, durante la cual la agresión habría tenido lugar, declararon que la mujer en cuestión no había estado presente. En los ojos de la justicia, Salmond no era el "depredador sexual" que el fiscal había presentado.

Aquel 29 de marzo, a la salida de los juzgados a la Milla Real de Edimburgo, al pie del castillo, Salmond fue conciso y discreto. La pandemia nada más empezaba a enseñar lo peor de sí misma, y Escocia había llegado a los 1000 casos. "Idos a casa, y que a Dios nos ayude en todos", dijo. Pero añadió, preludiando lo que vendría, que "llegará un momento donde ciertas informaciones que no hemos podido compartir verán la luz del día". El político escocés lleva un año preparando su contra-carga, y con el nuevo año ha embestido contra aquellos quien, él mantiene, conspiraron para llevarlo a la prisión y apartarlo de la política. ¿Quién cree que es el líder de este grupo? Ni más ni menos que Peter Murrell, CEO del Partido Nacionalista Escocés y marido de Nicola Sturgeon. Las razones por las cuales Murrell (y, para los más inclinados a las conspiraciones, Sturgeon misma) querría apartar en lo que fue al ídolo político de su mujer de la vida pública son varías, pero convergen en las diferencias en torno a la posibilidad y conveniencia de un segundo referéndum de independencia.

Vídeo del testigo de Sturgeon de 8 horas ante el comité parlamentario que investiga posibles errores procesales.

Los dos protagonistas han aparecido en las pasadas dos semanas ante un comité del parlamento escocés que quiere analizar por qué el gobierno perdió en los juzgados. La atención ha dejado de recaer sobre las acusaciones sexuales, y ahora es la primera ministra a quien se encuentra al punto de mira. Su intervención maratoniana, de casi ocho horas, deja dos preguntas en el aire que podrían hacer daño a su imagen pública. ¿Primero, por qué se escogió un funcionario con vínculos a las víctimas para dirigir la investigación? Este parece ser el punto que más influenció a los jueces que conducían la revisión, y que por lo tanto costó casi 1 millón de libras al gobierno.

Segundo, parece ser que Sturgeon se mintió al parlamento respecto de la fecha en la que supo por primera vez de las alegaciones. Al principio dijo que Salmond mismo se lo había dicho. Pero al hacerse público hace pocas semanas (vía filtración) que fue la jefe de gabinete del acusado quien se lo comunicó cinco días antes, Sturgeon se defendió diciendo que no se acordaba. En todo eso se suma el hecho de que este encuentro no aparece a la agenda de la primera ministra, ni se cogió ninguna nota. Las dos acciones son de obligado cumplimiento según la regulación escocesa.

Vídeo de los conservadores escoceses donde se ponen con la "mala memoria" de Nicola Sturgeon.

Siguiendo la sabiduría popular ("los enemigos de mis enemigos..."), los aliados de Salmond y la oposición unionista intenta pues defender que, por una parte, Sturgeon mintió al parlamento y que, por otra, malversó fondos públicos por una causa perdida y una vendetta personal. En todo eso, Sturgeon puede rebatir que no hay pruebas positivas de ninguna conspiración, ni de mala voluntad, ni nada parecido. Su mejor línea de defensa es que ella actuó con el interés de las 'víctimas' en la cabeza, y que por lo tanto, por mucho que sus abogados no vieran clara la publicación de la investigación (ni los jueces posteriormente), era de menester hacer todo el posible para evitar que un "hombre poderoso" saliera adelante con la suya.

Los conservadores ya han pedido la dimisión del gobierno, y no es difícil imaginar que el escándalo puede afectar al resultado de las próximas elecciones, que se celebrarán el día 6 de mayo. ¿Crecerá la abstención dentro del partido soberanista? ¿Podrán capitalizar los partidos unionistas la indignación –fabricada o no—que está causando el asunto entre el público? También hay muchos interrogantes a nivel interno. ¿Hasta qué punto están dispuestos a dar la espalda a Sturgeon los diputados favorables a Salmond? ¿Tiene el proyecto del SNP, un único partido que aglutina a todos los independentistas, los días contados?

Al final de la tetralogía del anillo, Wagner presenta el crepúsculo de los dioses y la desaparición de su Valhalla. Parece ser que, de momento, Salmond ha resistido sufrir el mismo fin que las deidades wagnerianas y sigue manteniendo un cierto poder a la política escocesa, además de un séquito fiel. Sturgeon, sin embargo, no es ningún principiante y se resistirá a soltar el anillo de poder. Uno de los dos, necesariamente, tendrá que perder.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat