Tal día como hoy del año 1434, hace 585 años, Oppizino de Alzate ―lugarteniente de Filippo Maria Visconti, duque independiente de Milán y dux independiente de Génova― ordenaba la ejecución de Vicentello d'Istria, gobernador de la corona catalanoaragonesa en la isla de Córcega. D'Istria, nacido en Córcega el año 1380, era un miembro destacado del bando aristocrático corso partidario de consolidar el dominio catalanoaragonés en la isla liderado por los Della Rocca ―los más firmes aliados del casal de Barcelona en Córcega―; era pariente del difunto conde-rey Martín l ―el último soberano de la dinastía Bellónida― y su carrera política había transcurrido, principalmente, en la cancillería de Barcelona. Treinta años antes (9 de julio de 1404) Martín I lo había nombrado gobernador de Córcega.

La relación entre Córcega y el casal de Barcelona se remontaba a 1297, cuando el papa Bonifacio VII y el conde-rey Jaime II habían pactado un intercambio: el pontificado pasaba a dominar Sicilia y la corona catalanoaragonesa Córcega. No obstante, aquel pacto (denominado Tratado de Anagni) no resolvería la tensión y los conflictos por el liderazgo económico y militar en el Mediterráneo occidental: Sicilia volvería, casi de inmediato, al casal de Barcelona y, por otra parte, los catalanes no conseguirían nunca el dominio total sobre Córcega. Durante la centuria de 1300 y buena parte de la de 1400, Córcega estaría inmersa en una guerra civil permanente entre las aristocracias feudales autóctonas partidarias de Barcelona y las partidarias de la república de Génova (que se había sumado al conflicto).

El conde-rey Martín I reforzaría el aparato catalán en Córcega nombrando regente al jurista mallorquín Hug Bonapart (1409) ―que algunos investigadores señalan como el origen de la estirpe corsa Bonaparte―. Durante el gobierno Bonapart-Istria (1409-1434), la corona catalanoaragonesa alcanzaría el dominio de la práctica totalidad de la isla. Pero la pésima gestión de la nueva dinastía Trastámara (a partir de 1412) acabaría provocando un alzamiento popular generalizado que, con el apoyo de Génova, revertiría la situación. Génova invadiría la isla y ejecutaría a Istria. Acto seguido, se produciría un importante éxodo corso a Catalunya y, posteriormente, un descendiente de aquel exilio, Joan de la Roca, pasaría a la historia como el fundador de San Marcos de Lima (1551), la primera universidad americana.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat