La Cambra de Comerç de Barcelona evidencia las carencias de las medidas de Pedro Sánchez para paliar la crisis del coronavirus comparándolas con las que se han tomado en otros países europeos como Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Dinamarca, el Reino Unido y también fuera de Europa, en los Estados Unidos. De esta manera, la institución considera que "el Estado español tiene todavía margen para aprobar medidas de reactivación de la economía".

En este sentido, aunque el paquete de medidas anunciadas el pasado 31 de marzo por parte del Gobierno central permite el aplazamiento de algunos impuestos, el cuadro comparativo permite identificar que el Estado "no ha actuado suficiente en algunos ámbitos del gasto y de la reducción temporal de la presión fiscal". De hecho, las medidas del Gobierno ha levantado muchas críticas entre empresarios y autónomos, que consideran que la crisis "la vuelven a pagar los mismos de siempre", y la falta de concreción o las condiciones para alcanzar las ayudas no acaban de gustar.

En gran medida, las críticas surgen por parte de los colectivos más vulnerables, como los autónomos o las micro, pequeñas y medianas empresas, que se veuren obligadas a abonar sueldos y pagar impuestos sin estar facturando nada. Está en este contexto que la Cámara analiza las medidas.

Con respecto al gasto, países como Alemania, Francia, Bélgica, Dinamarca o el Reino Unido han asumido (en determinadas condiciones) una fracción de los salarios de las empresas para evitar un aumento muy significativo del empleo y el cierre o el endeudamiento excesivo de las empresas una vez se supere el estado de alarma. Por lo tanto, desde la institución que lidera Joan Canadell "consideramos que el gobierno central tendría que estudiar esta alternativa y cuantificar el impacto económico de esta medida".

Es en este sentido que la Cámara ha elaborado un cuadro comparativo que profundiza en las medidas tomadas por cada gobierno, y que se puede ver a continuación:

 

En este sentido, recuerdan que en Dinamarca las empresas que querían reducir su plantilla en más de un 30% o como mínimo a 50 empleados, el Estado garantiza el pago del 75% del sueldo durante tres meses. El Reino Unido aplica una medida similar, ya que cubre el 80% del salario a los trabajadores que no pueden ir a trabajar por el confinamiento pero que siguen teniendo un contrato con la empresa. Otro caso sería el de Alemania, donde el gobierno asumirá el 60% del salario neto del trabajador de las empresas que experimenten una caída del volumen de trabajo por trabajador de más del 10%, de la plantilla.

Teniendo en cuenta la presión fiscal, todos los países del cuadro -exceptuando Itàlia- han adoptado medidas "más flexibles y generosas", asegura la institución, "con respecto al aplazamiento y a la suspensión temporal de los impuestos". En este sentido, "si bien el contexto actual de elevado endeudamiento en España dificulta la suspensión de impuestos de forma indiscriminada, habría que estudiar mecanismos para reducir la presión fiscal, especialmente en aquellos colectivos más vulnerables", explican.

Supresión y aplazamiento de impuestos

Como ejemplo de suspensión de impuestos, señalan que en Alemania la base impositiva de algunos pagos anticipados por parte de empresas y autónomos se puede reducir si se prevé que una caída de ingresos y salarios durante todo el ejercicio del 2020. Otro caso sería el del Reino Unido, donde el impuesto sobre la propiedad se suspende durante un año en Inglaterra en los sectores del ocio, el comercio minorista, la hostelería y los negocios de carácter sanitario.

Con respecto al aplazamiento fiscal, la Cámara insiste en que la mayoría de gobiernos estudiados han adoptado medidas "más generosas con respecto a la cantidad, al periodo de prórroga y en relación con la proporción de empresas que se pueden acoger a estas políticas". Por ejemplo, en Alemania las empresas que demuestran que se han visto afectadas por el coronavirus pueden aplazar los pagos del IVA, cotizaciones e impuesto de sociedades hasta finales del 2020.

En Francia, todas las compañías pueden diferir el pago del impuesto de sociedades y las cotizaciones social durante tres meses. En el Reino Unido, el pago del IVA entre el 20 de marzo y el 30 de junio de 2020 se puede aplazar hasta finales de marzo de 2021 y en los Estados Unidos las empresas pueden diferir el la mitad de las cotizaciones sociales a finales de 2021 y el 50% restante a finales del 2022. En Bélgica y Dinamarca se han aprobado medidas para diferir el pago del IVA y las cotizaciones sociales de todas las empresas.

En relación a las medidas de liquidez, el Estado español aprobó fondos de liquidez de 100.000 millones, lo que supone aproximadamente el 8% del PIB español. La Cámara afirma que los países estudiados han destinado un porcentaje superior a los créditos avalados por el Estado. En el caso de Alemania y el Reino Unido, el volumen de los créditos aprobado representan aproximadamente un 13,5% y un 15% del PIB, respectivamente. En Francia, Bélgica y Dinamarca las medidas de liquidez suponen el 12,4%, 10,6% y el 8% del PIB en cada país.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat