Los Reyes Magos no pasaron por casa de todo el mundo. En casa de los Gutiérrez - De Benito, por ejemplo, pasaron de largo. Por no dejar, no dejaron ni juicio, ni sentido común, ni vergüenza. Nada de nada. El pasado 19 de diciembre, a la hija de la ex estrella del real Madrid, Guti, y la presentadora Arancha de Benito, Zayra, la vimos así, de fiesta, pasándose por el forro las limitaciones de reuniones de seis personas máximo, el toque de queda, el no juntar dos burbujas diferentes o las mascarillas.

La protagonista del vídeo, después de aquello, entonó un mea culpa de chichinabo. Un lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir que dos semanas después, ha quedado para dar de comida a las gallinas. ¿Por qué? Porque unos días después de celebrar su fiesta de cumpleaños vergonzosa, Zayra ha vuelto a hacer de las suyas. Después de pregonar que "nos encantan las pandemias" para poder hacer fiestas con su chupipandi, la víspera de la noche de reyes la niña, no tan niña, se la pasó con otra fiesta discotequera pasando de todo.

Nueva fiesta, nueva ausencia de mascarillas, nueva distancia de seguridad que es una broma... Y ella pregonándolo orgullosa en stories en las redes sociales. "Feliz reyes bombones. Espero que os traigan muchas cosas esta noche. Os quiero".

Lo que le han llevado a ella después de escribir eso han sido bombones envenenados en forma de comentarios que la dejan a caldo:  "Irresponsable y niña consentida que te crees que tienes derecho a hacer lo que te da la gana", "Y a ti un poco de respeto para el resto de la humanidad", "Harta de ver gente conocida y con seguidores de fiesta cuando familiares están falleciendo", "A ti que te traigan respeto hacia la gente". 

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat