Desde las 00h de esta madrugada se ha abierto la veda. El toque de queda ha pasado a mejor vida. Ni hay que decir que a la mínima de cambio, las calles de todas partes se han llenado de gente. En muchos casos, de gente, de alcohol, de cánticos y de imágenes que han hecho pensar a Toni Clapés que los "neandertales no se han extinguido".

toni clapas tv3

Toni Clapés / TV3

Imágenes de gente desatada, haciendo la conga y botellones, pasándose la distancia de seguridad por el forro. Esperemos que no tengamos que lamernos las heridas de aquí a poco. Las calles de todo el país, llenas de gente, la mayoría jóvenes, aprovechando que ya no había que estar en casa a las diez de la noche. ¿Las calles de todo el país? Sí. Desde Llívia hasta Sant Carles de la Ràpita. Desde Artesa de Segre hasta Badalona. El toque de queda en toda Catalunya ya es historia. Repetimos, en toda Catalunya. Pero en el programa Tot es mou de TV3 parece que sólo han prestado atención a un lugar donde hoy a partir de la madrugada, se podía estar por las calles hasta altas horas.

todo se mueve foto

Helena Garcia Melero y Lluís Marquina / TV3

Ha pasado este viernes. Muchos espectadores se han fijado y han puesto el grito en el cielo. ¿Por qué? Por un letrero informativo del programa mientras abordaban la cuestión con los tertulianos en mesa. ¿Qué han puesto? Esto:

todo se mío requita

Ver este Fin del toque de queda en Barcelona no ha sentado bien, evidentemente, en espectadores que quizás estaban mirando el programa desde Camarles, Tagamanent, Sant Feliu de Codines o Mollerussa. Un centralismo rotuliano que a algunos ha evocado aquellas palabras de Isabel Díaz Ayuso sobre Madrid: "Madrid es de todos. Madrid es España dentro de España ¿Qué es Madrid si no es España? No es de nadie porque es de todos". Sólo verlo, la red ha estallado con muchos comentarios:

2tuit

tuit 8

6tuit

1tuit

5tuit

3tuit

 

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat