La emisión del Polonia post-sentencia se ha hecho esperar, pero el resultado valía la pena. Con creces. Un programa especial de una hora de duración y que nos ofreció un análisis exhaustivo, desgarrador e inolvidable sobre todo aquello que está pasando en Catalunya (y en el estado español) durante estas semanas cruciales. Hay debate sobre cuál de los gags es el favorito del público. La elección es complicada. Quizás se tendrían que instalar medidores de decibelios al lado de los audímetros que ofrecen los datos de audiencia (30'4%, 800.000 espectadores) para estar seguro. Pero no nos equivocamos al decir que uno de los más recordados será el que ridiculizaba la última 'superproducción' de ciencia-ficción del gobierno de Pedro Sánchez (y retirada por la Junta Electoral), en la que ministros del gabinete en funciones alababan la calidad democrática española y presentaban un estado donde llueven golosinas del cielo y que acoge a todos con alegría, brazos abiertos, besos y comprensión fraterna. Aquello de "Spain, everybody's land" (España, la tierra de todos) y que la realidad de la sentencia del Procés ha destapado como "everybody's jail" (la prisión de todos).

Everybody's jail Borrell Polònia TV3

Everybody's jail Josep Borrell Polònia TV3

Everybody's jail Duque Polònia TV3

Everybody's jail Pedro Duque Polònia TV3

Marlaska intentando autoconvencerse a sí mismo y al observador del vídeo de que España es un estado de derecho. Borrell que pronuncia palabras en un supuesto francés y acaba amenazando e insultando, como siempre, al entrevistador. Carmen Calvo, limitada en idiomas y en discurso, pero no en fervor patriótico. Celaá y la fractura entre catalanes, incluso entre perros y gatos. El astronauta Pedro Duque que parece que acaba de aterrizar en el planeta Tierra. No hya un instante de respiro entre carcajadas (y lamentos), pero el clímax llega cuando todos ellos tienen que concluir el vídeo con el eslogan: aquí empiezan las excepciones a eso de que sea la tierra de todos... y también las dudas. Separatistas, vascos, farolas...

"Everybody's everybody's... puede que no". Más que tierra de acogida, es tierra de presos políticos. "Everybody's jail". Aquí sí que estaríamos de acuerdo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat