Pilar Rahola ha empezado con más fuerza que nunca la semana con respecto a su canal de YouTube, Palabra de Rahola. La escritora ha querido hacer un recorrido rápido a la impunidad de que gozan los neonazis y fascistas españoles "gracias a la benevolencia de los tribunales del país". Rahola enumera los nombres de algunos personajes siniestros. Como Carlos García Juliá, asesino de los abogados de Atocha, condenado a 193 años de prisión, pero, por milagros de la justicia, recompensado con permisos penitenciarios, fugado y desaparecido y cuando lo encuentran, "lo extraditan a España y un juez de Ciudad Real lo deja en libertad". O Pedro Cuevas, asesino de Guillem Agulló, que pasó sólo 4 de los 14 años de condena en la prisión, por buena conducta. 14 años, por cierto, "porque dijeron que no había agravio de violencia ideológica". Y los que faltaban, los asaltantes del centro Blanquerna de Madrid, alguno "con antecedentes penales gravísimos... ¿Quieren creer que alguno entrará en la prisión? No han entrado ni un solo día en la cárcel, y probablemente no lo hagan". Rahola estalla con una comparativa dolorosa. "¿Igual que los líderes independentistas catalanes, verdad? ¿Igual que los Jordis?". Y sentencia una certeza: "Cuando eres fascista, no hay prisa para ir a la prisión, cuando eres independentista hay mucha. Además, en el caso de los fascistas hay causa, y en el de los independentistas es una puñetera vergüenza". Rahola, además, dedica dos bonus tracks. Uno, a la alcaldesa de Barcelona: "¡Señora Colau! Desde el 2018 está aprobado poner una calle de Barcelona a Guillem Agulló. ¡Hágalo efectivo! Lárguese de Twitter o de dónde le dé la gana, pero cumpla con sus obligaciones". El otro, a la Policía: "Hoy hemos sabido que ha considerado que no hubo ninguna incidencia en las manifestaciones en favor de Hitler en Madrid y del nazismo.... No, la única incidencia que hubo es que glorificaron al peor asesino de la historia de la humanidad, la peor escoria... Eso sí que es una incidencia, pero en España es una normalidad":

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat