Ha sido una de las modelos (ella ahora se llama postmodelo) catalanas más guapas y de más éxito. Sí, hemos dicho catalana. Porque Martina Klein lo es. Lleva 32 años aquí, desde que llegó de Argentina con tan sólo 12 años. Abandonó su país natal con su familia, huyendo de la enésima crisis social, política y económica que lo asolaba. Un golpe durísimo para una criatura que tiene que dejar todo atrás y empezar de nuevo en un escenario desconocido e inquietante. Afortunadamente, la apuesta salió a las mil maravillas, pero la dureza del cambio todavía la emociona. Lo ha recordado viajando en Al Cotxe! de TV3 con Eloi Vila.

 

Martina Klein charla con Eloi Vila TV3

Martina Klein charla con Eloi Vila / TV3

Los padres de Martina eran arquitectos, pero en Argentina la construcción estaba parada. Hicieron las maletas y se establecieron en Catalunya, donde los que les esperaba no eran flores y violas, aunque nunca desfallecieron. "Es un momento muy malo. Fue muy duro. Empiezas a hacerte tu identidad. Las reglas del juego cambiaron absolutamente y mis padres estaban en una situación muy complicada. ¡Eran más jóvenes que yo ahora! Nosotros aprendimos a no molestar: calladitos, buena letra y adelante". Tanta buena letra que la vida le sonrió, dando el paso a convertirse en modelo. "Fue toda una vida adaptarme, ser de aquí, prepararme y empezar mi carrera". Tenía 15 años, la madre dejó de trabajar para acompañarla a todas partes, vigilando el trabajo de los fotógrafos con su hija adolescente. Recuerda el primer trabajo para una conocida cadena de centros comerciales: desnuda y cubierta sólo con una bolsa de plástico. La madre se tiraba de los pelo.

¡Martina Klein con Eloi Vila a En el Coche! TV3

Martina Klein con Eloi Vila en Al cotxe!/ TV3

Martina Klein primeros trabajos como modelo TV3

Martina Klein primeros trabajos como modelo / TV3

Martina Klein modelo adolescente TV3

Martina Klein modelo adolescente / TV3

30 años más tarde, Martina es más catalana que el pan con tomate, casada con Àlex Corretja, madre de Érika y orgullosa de su pasado, presente y futuro. Y nosotros también.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat