Si la decrepitud tuviera nombre y apellido, probablemente se llamaría Quique San Francisco. El actor español, más famoso por sus excesos que por su carrera, hace meses que ha salido totalmente del armario y se declara fan de VOX. Está orgulloso de que le llamen "facha de mierda" por asegurar que "han resucitado a Stalin" y tonterías de este calibre. Un currículum que, automáticamente, le ha convertido en tertuliano, politólogo y experto en "cuñadismo" de guardia en un programa de La Sexta: el de Cristina Pardo, que aspira a arrebatarle el trono de la decadencia mediática.

Quique San Francisco entrevistado por Cristina Pardo La Sexta

Quique San Francisco entrevistado por Cristina Pardo / La Sexta

La navarra se ha encontrado cara a cara con San Francisco y han hecho un repaso de la actualidad que provoca lástima. Una cosa sí que ha tenido el encuentro: que el nivel de las preguntas (y sobre todo, de las repreguntas inexistentes) era proporcional al de las respuestas del intérprete, sacadas del manual facha más cínico, lastimoso y victimista. Curioso como ataca a la clase política "están a hostias todo el día, el parlamento es una corrala", pero sin hacer referencia a los suyos. Especialmente exaltado contra la izquierda, loa a Ayuso. Está todo dicho. Bien, quizás no: esucharle decir que los políticos "están en otra órbita" hace pensar en qué órbita está él. También que, a pesar de que las perspectivas económicas sean muy malas, él "se viene arriba". Ajá. Ambos han recibido, como es natural.

Cristina Pardo entrevista en Quique San Francisco La Sexta

Cristina Pardo entrevista a Quique San Francisco / La Sexta

Cristina Pardo y Quique San Francisco cara a cara La Sexta

Cristina Pardo y Quique San Francisco cara a cara / La Sexta

Quería Cristina 'Liarla Pardo' con su programa y hacer feliz a su mentor Ferreras. Parecería, eso sí, que San Francisco tiene otro concepto sobre este título.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat