Hacía días que se mascaba la tragedia. Desde el confinamiento, cada conexión en el programa Viva la vida con la casa del fotoperiodista Diego Arrabal, hacía hedor de polémica que estaba a punto de desatarse. Básicamente, porque era obvio el mal rollo que hay entre el periodista y la modelo y colaboradora del programa Alba Carrillo, que desde plató le iba dejando caer algunas pullitas a Arrabal. Hasta este domingo, cuando la cosa se ha ido de madre.

emma garcai y alba|amanecer carrillo y arrabal

Telecinco

El paparazzi deja caer que tiene un vídeo comprometedor sobre Carrillo. Y la modelo que entraba al trapo de las amenazas. Y la presentadora Emma García, de los nervios. “Que os den! Voy a la cocina. Ya, ya, ya. Se acabó. Y tu deja de regalar vídeos que me estás tocando las narices ya. Por favor”. Pero Alba Carrillo, fuera de sí contra Arrabal: “No hables de mi hijo que tiene la misma edad que el tuyo”. Y García, irada:  "O me hacéis caso, o me pongo yo como no me gusta ponerme. Y mando a cada uno a su p***era casa. ¿Lo hacemos así? Quiero que el espectador que está en su casa se entere de lo que está pasando”.

emma garcai y alba|amanecer carrillo

Telecinco

Carrillo llorando y entre lágrimas dedicando un "Eres un sinvergüenza" a Diego Arrabal. Este, ofendido, apagando la conexión en los morros de García ("Perdona a Emma, yo estoy en mí casa y estoy escuchando los insultos"). Y la presentadora, hartísima: "Oye ya está que ya somos mayorcitos. Si uno quiere irse que se vaya. No me hagas esto Alba. Cuando digo calma es porque quiero orden y porque es mi trabajo. Es mi momento y me jorobáis mi trabajo". Puedes verlo cliqueando en la foto:

alba|amanecer carrillo3

Telecinco

El director del programa recriminándole a García que dejara que se marchara Arrabal. Y ella, muy harta: "¿Qué quieres que le agarre del cuello virtual"?.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat