Violeta Mangriñán es uno de los rostros salidos de la factoría Mujeres y Hombres y Viceversa. Carne de reality vasilesco, tronista, invitada de Sálvame, la colaboradora de Telecinco acaba de vivir uno de los momentos más angustiantes de su vida. Y a las puertas de su casa.

violeta t5

Telecinco

violeta blanco y negro

@violeta_mangrinyan

"Hoy he tenido un día que prefería no haberme levantado de la cama". Así empezaba un mensaje en su Instagram. Después, palabras como "lunáticos, psicópatas, tengo miedo, impotencia, día de mierda." ¿Qué le pasó que la hiciera atemorizar hasta este punto? Mangriñán volvía a casa después de hacerse las uñas y de una sesión con su entrenador personal. Antes de llegar, la llama el portero del inmueble: hay unos hombres en la puerta de casa. En teoría, un hombre mayor y uno joven. "Hasta que no llegue Fabio no subo porque tengo miedo", dice ella. Fabio es su pareja. Lo más creepy de todo es que los hombres estuvieron tres horas esperándola. Incluso, han subido delante de la puerta de casa, dando vueltas. Decían que le querían hacer un reportaje. Pero ni rastro de cámaras.

violeta ventana

@violeta_mangrinyan

¿Qué ha hecho ella mientras el pánico se apoderaba de ella? Dar vueltas con el coche por la urbanización sin osar entrar: "No me fío de entrar a mi casa por si es un puñetero psicópata. No puedo entrar a mí casa porque tengo miedo de sí es un puñetero loco, un puñetero psicópata. Que era un señor mayor con un niño, de película de terror". El miedo ha ido a más cuando a una trabajadora del edificio, la socorrista de la piscina, le han dicho que Mangriñán había quedado con ellos. Pero nada de eso. Los visitantes incluso le han dejado una nota con un número de teléfono, "pero llamas y te lo coge un señor de Extremadura que no sabe nada de la película esta"

violeta texto stories.

Una experiencia muy desagradable que finalmente no ha ido a más.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat