La tarde, para muchos espectadores que este lunes estaban mirando el Tot es mou de TV3 después de comer, fue de todo menos plácida. Más de uno y de una se removieron en su sofá cuando vieron que Helena Garcia Melero daba paso a alguien sentado al otro lado de la mesa del plató: Josep Ramon Bosch. El letrero del programa lo definía como Fundador de Societat Civil Catalana y de la Liga Democrática... No es así como lo definirían muchos catalanes. Fascista redomado o mequetrefe nazi son las palabras que han preferido muchos espectadores para referirse a él.

bosch y melero2

Josep Ramon Bosch (TV3)

El expresidente de SCC ha pedido el indulto a los presos políticos porque considera que el Estado tiene que ser "generoso" porque considera que el procés ha muerto. Pero muchos catalanes tienen memoria y tienen claro dónde enviarían la generosidad del Estado con los presos políticos. Especialmente, si viene porque alguien como Bosch la pide. Bosch ha vuelto a hablar del 1 de octubre: "Lo que se hizo fue un retorcimiento de la legalidad y fue un proyecto en contra de una mayoría cualificada de catalanes que nos ha llevado a una situación muy penosa y muy triste". Con dardito dirigido a la casa que le invitaba a hablar: "Aquí se habla mucho, en TV3 sobre todo, de reprimidos del 1 de octubre, pero también hubo mucha gente que sufrió mucho del otro lado y que nunca se habla aquí, ¿no? Sufrimos mucho, los que nos dicen constitucionalistas o unionistas, y también nos sentimos muy afectados y dolidos con lo que algunos consideramos la muerte civil en Catalunya". Quien también estaba en plató es Albano-Dante Fachín, que emplazaba a los espectadores a que no se quedaran sólo con las formas de Bosch, sino con el fondo, y que hicieran memoria:

La audiencia no ha sido tan diplomática como él:

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat