El atractivo del actor Carlos Cuevas es innegable, pero hay días en los que la cosa es sencillamente escandalosa. Eso de tener el guapo subido, ya saben. El de Montcada i Reixach tiene 26 años, seguidores por todo el mundo y un futuro laboral que da gusto. Por eso cuando sonríe lo hace con ganas y transmite una alegría inmensa. Pero claro, si le añades la llegada del verano, de las vacaciones y un entorno maravilloso, la cosa puede llegar a ser épica. Y los resultados, especialmente en las redes sociales, demoledores.

Cuevas pasa unos días en las Islas Baleares. Una escapada a Formentera, IbizaMenorca. En sus redes encontramos una pequeña recopilación de imágenes del fin de semana, y que reflejan a la perfección porque son islas tan visitadas y queridas. Se le ve feliz, sereno, animado, jubiloso. Y muy tranquilo, en paz. Nada más aterrizar en su destino quedaron bien claros los efectos beneficiosos de estas escapadas para la salud física y mental. 

Carlos Cuevas Formentera @carloscuevas
Carlos Cuevas en Formentera / @carloscuevas

El de 'Merlín' ha hecho enloquecer a todo el mundo con una instantánea muy concreta tomada en el último destino de los antes mencionados. Él mismo se ha encargado de hacerla pública. Hablamos de la fotografía que ilustra este artículo, y en la que luce una sonrisa que el famoso anuncio de 'profident' sólo puede soñar. Todo es mejor cuando respiras aquel aire, cuando estás en contacto con su naturaleza y tradiciones. Sobre todo cuando no está repleta de turistas y visitantes, cosa realmente complicada en estas épocas. Pero vaya, que Menorca con mucha gente sigue siendo Menorca. Un lujo. Pero no todo son playas, calas, puestas de sol, parets seques y caballos. También hay rinconcitos de localidades como Ciutadella que valen mucho la pena.

Por ejemplo, el local del sindicato de la Confederación General del Trabajo de este municipio, y que hace trasladarte en el tiempo. La pared blanca de yeso hace destacar todavía más la clásica bandera negra y roja de la organización anarcosindicalista, y por la cual Cuevas parece sentir mucha simpatía. Es precisamente el detalle que convierte la imagen en única e inigualable, y que le hace sonreír todavía más. La publicación ha provocado una avalancha imparable de likes y un montón de comentarios al respecto. Evidentemente hay muchos de sus seguidores que no tienen ni la más remota idea de qué es la CGT ni de su historia, pero lo tienen fácil: Google sirve para eso y para muchas cosas (provechosas) más. En todo caso, parece que Carlos enseña la patita ideológica. Otra vez. ¿Por qué no?

Carlos Cuevas CGT Menorca Twitter
Carlos Cuevas en la CGT de Menorca / Twitter

Espera que ahora el sindicato no viva una auténtica fiebre de inscripciones gracias a su embajador inesperado. Al loro, que todo lo que toca Cuevas se convierte en oro.