"Tarjeta sanitaria única. Esto, si gobernamos, les llegará a su casa los primeros 100 días. Un español, cuando se desplaza por el territorio, tiene burocracia, dificultades, no hay receta única. Ni el PP ni el PSOE, en 40 años, han querido que tengan ustedes esto". Esto que enseñaba Albert Rivera era una tarjeta que parecía el acceso de entrada a un pase privado de una representación de Por humor al arte con Bertín Osborne y Arévalo, música de José Manuel Soto, con Fran Rivera haciendo ir el capote por el escenario y Pedro García Aguado dando una charla motivacional antes de empezar.

tarjeta sanitaria rivera

TVE

La tarjeta sanitaria única que pregona la formación naranja era una demostración tan fehaciente de españolidad que incluso los más unionistas encontraban exagerada. Una tarjeta con una gran rojigualda ocupando tres cuartas partes del espacio, no fuera que no quedara lo bastante clara la españolidad de Rivera y compañía. Una tarjeta que el autoproclamado jefe de la oposición lució en el primero de los dos debates televisados de los principales líderes políticos antes de las elecciones generales.

El show de Rivera, de un populismo que echaba para atrás, ha sido respondido las últimas horas por un tuitero que ha provocado el aplauso generalizado en la red. Un usuario de la sanidad pública que ha tenido bastante con dos medicamentos, una tarjeta sanitaria de la Comunidad Valenciana y una receta de la Generalitat de Catalunya para dejar K.O. a un Rivera que quizás necesitará una receta para reponerse del zasca. “Hola Albert Rivera, con mi tarjeta sanitaria de Valencia acabo de ir a la médica en Barcelona. Me han recetado medicamentos. Y en la farmacia me los han dado. ¿Qué solucionaría su tarjeta sanitaria con la banderita española?”:

Enantyum y Nolotil Metamizol. Unos calmantes y antiinflamatorios que se utilizan para tratar el dolor muscular y la fiebre y que a menudo se utilizan para los dolores agudos, el dolor postoperatorio o los cólicos nefríticos. También, como es el caso, para el sarcasmo de la red, que en casos como el de Rivera, puede ser todavía más sangrante que un dolor de muelas:

"La sanidad puede estar descentralizada, pero no es normal que con una tarjeta sanitaria no puedas desplazarte por el territorio nacional porque te ponen pegas para que te atiendan", dice Rivera. Todo sea para lucir la bandera española gigante de su tarjetita. De momento, sin embargo, su tarjeta no sirve ni para comprar el kit de la Doctora Juguetes en unos grandes almacenes.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat