Es un ejercicio pesado y potencialmente peligroso, pero si miras a Santiago Abascal muy de cerca, te puedes encontrar con sorpresas. Escalofriantes e insólitas, como ver al caudillo facha con una inscripción en catalán en su mascarilla. El de Amurrio ha aparcado su modelo clásico de cubre bocas color verde militar con la rojigualda, y ha estrenado una nueva con más banderitas por centímetro cuadrado e infestada con varios lemas belicistas. Ya tiene bemoles que Santiago, que se zafó de hacer la mili, esté tan obsesionado con los militares. Pero claro, el ultra es así. Desvergonzado, como cuándo escupe al sistema autonómico del estado a pesar de que se hizo rico dirigiendo 'chiriguitos' con fondos públicos de, ¡oh, sorpresa!, las mismas autonomías.

santiago abascal vox - EFE

Vamos al grano. Abascal, que destila odio contra todo aquello que no esté escrito 'en cristiano', lleva el lema 'Desperta Ferro!' en la boca. El grito de guerra de los Almogávares, sí. El ejército de la Corona de Aragón de la Edad Media, especialmente popular en Catalunya. Ahora bien, todo tiene una explicación: fue adoptado por la Brigada Paracaidista del ejército español, que también dedica escudos a Roger de Flor o Roger de Llúria. Y claro, el de VOX ha encontrado una nueva forma de tocar las narices. Dicen que los Almogávares eran famosos por gritar mucho, ser poco disciplinados y tener un aspecto descuidado y de montaña que asustaba a los contrincantes: una caricatura perfecta para Abascal y su banda medieval. Eso sí, más que miedo, en el caso de la extrema derecha española provoca cierto asco.

¡Santiago Abascal mascarilla Desperta Ferro! EFE

¡Santiago Abascal mascarilla Desperta Ferro! detalle EFE

Santiago Abascal mascarilla Desperta Ferro! EFE

santiago abascal vox congrios - EFE

Santiago Abascal vox Congreso - EFE

La obsesión ultra con la guerra queda reflejada en el otro lema que luce el líder de VOX en la misma mascarilla: "si vis pacem, para bellum". Si quieres paz, prepárate para la guerra. Este espécimen es diputado y le pagamos entre todos. Vergüenza.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat